Todo al gas: los subsidios bancan el crecimiento

by • 21 marzo, 2018 • ArgentinaComments (0)

El Estado nacional empuja fuerte la producción de gas con subsidios en un contexto de retracción de los aportes públicos sin retornos a las empresas productoras de energía. Sumados los planes de los últimos dos años a las proyecciones de 2018, por esa vía se destinarán más de cuatro mil millones de dólares a las productoras.

La mayor parte de esos recursos fueron y serán destinados a potenciar las inversiones de las compañías petroleras con actividad o planes en Vaca Muerta. El Plan Gas que ideó el kirchnerismo que fue transformado en Gas Plus por el macrismo es la principal herramienta estatal para sostener la producción del fluido que se postula como pilar de la matriz energética nacional.

Las expectativas en la famosa formación de hidrocarburos no convencionales de Neuquén se sostienen fundamentalmente en el precio del gas que garantiza el gobierno a fuerza de subsidios, aunque las intenciones sean ir hacia un mercado liberado de intervención estatal. Esas intenciones hallan signos que las confirman en la práctica.

La reducción en 2017

Un informe del Instituto Argentino de Energía General Mosconi basado en datos del Ministerio de Energía de la Nación dio cuenta de una merma de casi el 50 por ciento en la masa de subsidios destinadas al Plan Gas en 2017 respecto del año anterior, que fue el primero bajo la batuta energética de Juan José Aranguren.

El reporte del Mosconi consideró que el Plan Gas recibió un total de 21.911 millones de pesos durante el año 2017, equivalente a una disminución del 49,2% en el monto recibido durante todo el año 2016.

En 2018 no existe el Plan Gas, pero sí hay un programa de subsidios estatales al precio del gas en boca de pozo: Gas Plus, que tiene el sello de Aranguren. Para todo el año están presupuestados para este programa unos 22 mil millones de pesos, una cifra casi idéntica a la destinada en 2017, aunque ese año sólo se liquidó una fracción casi inexistente del monto total. El año pasado, estuvo pisado el pago a las petroleras, que a esta altura han levantado la voz sin sacar los pies del plato contra el ministro Aranguren. El pago de esos subsidios está en plena negociación entre las compañías y la cartera energética.

Apuesta al gas

Un dato analizado por el informe del Instituto Mosconi da una clara idea de la magnitud de la apuesta por el gas del gobierno de Mauricio Macri. Si bien la producción total tanto de gas como de petróleo nunca dejó de caer desde 2015, la política nacional dio señales para augurar un futuro mejor para la producción de gas.

En la masa total de los subsidios energéticos del Estado nacional, los contemplados para el Plan Gas ganaron una porción mayor de la torta desde que Aranguren es ministro de Energía. El trabajo del Mosconi reveló que el Plan Gas se fortaleció en 2016 dentro de la masa total de plata pública destinada a subsidiar la energía.

El informe da cuenta de que al término del año 2017 se observa que continúa el cambio en la composición en los subsidios que tuvo lugar a partir de 2016: baja el peso de Cammesa en las transferencias corrientes y sube el del Plan Gas, que representó el 17,3 por ciento del total de subsidios durante el año 2017. En 2016 el peso de estos fue del 18,75 por ciento, mientras que en el año 2015, a igual periodo, representaba el 8,6 por ciento del total. En contraste, Cammesa representó el 65,1 por ciento del total de los subsidios acumulados a diciembre de 2015 mientras que en 2016 fue de 69,2 por ciento y 59,5 por ciento en 2017.

El devenir de los montos destinados a subsidiar la producción de gas se produjo a la vez que se registró una fuerte caída de la masa total de fondos destinados a apuntalar la producción energética en general.

Los subsidios energéticos muestran una muy importante reducción en términos acumulados para el año 2017 respecto a 2016, reflexiona el informe del Mosconi.

Y puntualiza: las transferencias corrientes disminuyeron 50,4 por ciento interanual en diciembre de 2017, mientras que en el cálculo acumulado a ese mes se redujeron en un 39,8 por ciento en relación del mismo periodo del año anterior.

22 mil millones de pesos están presupuestados para el programa Gas Plus en 2018. Con ese monto se subsidiará el gas producido por las petroleras que inviertan en nuevos proyectos para ampliar la cantidad de gas que se extrae de fuentes no convencionales.

Aranguren dice que pagará la deuda

El ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, aseguró que el gobierno nacional pagará el Plan Gas de 2017 a las petroleras que fueron incluidas en el programa. La aseveración a un medio porteño sobrevino en medio de una creciente pelea con las empresas que reclaman cobrar lo que les correspondía en subsidios.

“Vamos a emitir una resolución a la cual las empresas podrán adherir y vamos a proponerles cancelarlo en cuotas a partir de enero de 2018. El pago va a ser siempre en pesos, pero vamos a ver si ponemos algún tipo de escalamiento para evitar que haya una distorsión en los valores que vayan a recibir las compañías”, dijo Aranguren al portal La Política Online.

Las voces críticas de las empresas se empezaron a escuchar por lo bajo, mientras la cartera energética está en pleno proceso de aprobación de los planes de subsidios para el año en curso. La empresa más perjudicada por la falta de pago del Plan Gas de 2017 es la estatal YPF, que tiene acreencias por cerca de 700 millones de dólares, de los alrededor de 1100 millones de dólares que quedaron pendientes de pago el año pasado. Un informe del Instituto Argentino de la Energía General Mosconi consignó que de esa abultada suma, el gobierno sólo pagó 9 millones de dólares durante el año pasado.

El pago que dice Aranguren se hará próximamente y no tiene definidas aún las condiciones, aunque de entrada el ministro aclaró que pagará intereses por mora.

(Por Javier Polvani)

Lea nota completa en LMN

Related Posts

Comments are closed.

Facebook