Los recortes de producción de petróleo de la OPEP deben morir si quiere conservar el mercado asiático

by • 15 marzo, 2018 • MundoComments (0)

Hace algo más de dos años el Congreso de EEUU levantó la prohibición de exportar petróleo ante el aumento de producción registrado gracias al fracking. Asia se ha convertido en el principal destino del crudo estadounidense robando cuota de mercado a la OPEP. Los expertos calculan que para 2020 los envíos se dispararán a casi 4 millones de barriles por día y creen que los acuerdos de recortes entre el cártel y sus aliados no se prolongarán en 2019. En 2017, EEUU exportó de promedio 380.600 barriles diarios a Asia.

La guerra del petróleo que desató Arabia Saudí en 2014 cuando el crudo estaba por encima de los 100 dólares no implicaba solo controlar un precio adecuado para sus intereses y del resto de la OPEP. Con el aumento de producción de sus competidores como EEUU, Canadá o Brasil el cártel veía amenazada su hegemonía y respondió con más bombeo hasta tumbar los precios por debajo de los 40 dólares el barril, con la esperanza de provocar el colapso de la nueva industria del fracking, que en principio necesitaba mayor inversión para hacer rentable la extracción de crudo.

La OPEP falló en su estrategia. Los precios bajos del petróleo perjudicaban de igual manera, o más, tanto al cártel como a sus competidores. La lucha también era y es por la cuota del mercado mundial, no solo por el precio. La organización se vio obligada a asumir recortes de producción para hacer repuntar los precios del petróleo el año pasado. Algo que está consiguiendo con los barriles por encima de los 60 dólares, pero no significa que esté ganando la guerra.

Asia, el bastión de la OPEP

La batalla más cruenta se está desarrollando en Asia, que es la región con mayor consumo de crudo del planeta y que era el principal cliente del cártel. Mientras los países productores de petróleo de la OPEP y sus aliados han cumplido con su promesa de reducir el bombeo y reducir la sobreoferta del mercado, EEUU está aumentando las exportaciones al mercado asiático, explica Warren Patterson, estratega de materias primas de ING.

Desde 2017 se están aplicando limitaciones en la producción de petróleo de la OPEP y sus aliados con Rusia al frente. Los acuerdos se han prolongado para todo 2018. Pero, el experto cree que tal situación provocará un nuevo derrumbe de los precios, después de la subida de más del 40% desde el pasado mes de junio. “Cuanto más tiempo se prolongue el acuerdo, más perjudicial será para los precios”, indica Patterson.

EEUU se está beneficiando de esta circunstancia. Los productores de fracking están aprovechando el repunte de precios para aumentar inversiones y aumentar su capacidad. El experto señala que mientras los precios se mantengan por encima de los 60 dólares la industria del fracking seguirá teniendo incentivos para funcionar a pleno rendimiento.

A medida que la producción estadounidense continúa expandiéndose, más exportaciones navegarán a Asia, el bastión tradicional de los productores del Medio Oriente. Los envíos de crudo ligero (WTI, por sus siglas en inglés) a Asia alcanzarán una cifra de 1,3 millones de barriles diarios en los próximos cinco años, apuntan desde la consultora Wood Mackenzie. En 2016, tras levantar el bloqueo a las exportaciones de crudo en EEUU, el país apenas vendía su petróleo en Asia.

Dominio de EEUU

La previsión de la firma es que el 40% de la demanda de las refinerías asiáticas quede cubierta con petróleo estadounidense. Más allá fue la Agencia Internacional de la Energía (AIE) la pasada semana. El organismo pronosticaba que EEUU será capaz de cubrir el 80% de la demanda mundial de crudo hasta 2020. “El país está listo para poner su sello en los mercados petroleros mundiales durante los próximos cinco años”, afirmó el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol, con motivo de la conferencia anual CERAWeek.

EEUU ahora mismo bombea más de 10 millones de barriles por día, superando el récord establecido en 1970. Pero más importante es el hecho que sus inventarios están bajando gracias a las exportaciones al resto del mundo. Crecen a un ritmo de duplicar el volumen cada seis meses, según datos del departamento de Energía del país.

En 2017, las exportaciones de petróleo aumentaron un 89% hasta 1,1 millones de barriles día. Es el crecimiento más alto desde 1920. Para hacerse una idea del rápido crecimiento de las exportaciones, el segundo año completo después del levantamiento de la prohibición de vender petróleo al exterior es casi cuatro veces mayor que en el período anterior de los ochenta cuando también se abrieron las exportaciones.

Las exportaciones de petróleo crudo estadounidenses llegaron a 37 destinos diferentes en 2017, en comparación con los 27 de 2016. Canadá siguió siendo el destino más grande para las exportaciones de EEUU, pero su participación en las exportaciones totales se situaron en el 29% en 2017 desde el 61% de 2016. Las exportaciones de petróleo de Estados Unidos a China representaron 202.000 barriles diarios, que suponen un 20%. El gigante asiático ha pasado del cuarto destino en el ranking de exportaciones al segundo en 2017.

Muchas naciones europeas se encuentran entre los principales destinos de las exportaciones de petróleo crudo de los Estados Unidos, como Reino Unido, Países Bajos, Italia, Francia o España. India, que no recibió exportaciones de petróleo crudo de Estados Unidos en 2016, recibió 22,000 barriles en 2017, empatando con España como el décimo destino más grande.

Lea nota completa en eE

Related Posts

Comments are closed.

Facebook