Escasa infraestructura eléctrica posterga el ingreso de renovables al sistema

by • 19 marzo, 2018 • ArgentinaComments (0)

La renegociación del contrato para los parques solares en Jujuy (en conjunto, forman el proyecto fotovoltaico más grande de América del sur) obligará a cambiar las proyecciones oficiales que indicaban que las energías renovables iban a ir ganando lugar en la matriz eléctrica a partir de mayo, para incrementar progresivamente su participación, que desde hace años está estancada por debajo del 2%. El objetivo de llevarla a 8% para fines de 2017 se fue postergando y no sería hasta fines del año que viene que se pueda lograr, según coinciden especialistas del sector.

Las mejores previsiones ahora indican que eso recién se logrará en el segundo semestre de 2019, cuando podría haber un sustancial salto, para terminar el último año del primer mandato de Cambiemos con un 12% de participación de las renovables en la matriz eléctrica.

Los documentos que maneja el Gobierno dan cuenta de que en mayo entrarán al sistema algunos MW renovables que elevarán la curva. Ya hay cinco parques en funcionamiento, pero tienen escasa potencia.

A más de 4000 metros sobre el nivel del mar, el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, estaba tan envalentonado en octubre pasado que había toreado a los funcionarios que lo acompañaban: “Nos van a tener que pagar la energía que vamos a producir”. El radical, exultante en en el inicio de obras de los parques fotovoltaicos Cauchari I, II y III (300 MW en total, el mayor proyecto de este tipo en América del sur), estaba rodeado en el departamento de Susques por el jefe de Gabinete, Marcos Peña; los ministros de Energía y Hacienda, Juan José Aranguren y Nicolás Dujovne, respectivamente; e inversores chinos. Le habían preguntado sobre el más que probable retraso en las obras, que se preveían terminadas para mayo, y le pasó la pelota a Aranguren al decir que todo iba a estar construido y en marcha, y si los parques solares no entraban en funcionamiento sería problema de la reducida capacidad del sistema de transporte eléctrico.

 A cinco meses de aquella situación, se confirmó finalmente que la construcción de esos parques administrados por la empresa estatal JEMSE no estará concluida al menos hasta principios del año que viene por atrasos justamente en la red de transporte (una subestación, en este caso), pero el mandatario radical ya bajó la espuma. En el mismo mes en que los proyectos jujeños iban a estar en operación, sería el turno de Nonogasta, en La Rioja, algo mucho más chico que Cauchari (apenas 35 MW) y desarrollado por un inversor privado, como 360 Energy, según lo consignado por la web Energía Estratégica.

De acuerdo al último informe que Peña envió al Congreso, “para transportar la nueva generación de energías renovables se requerirán ampliaciones de capacidad por un total de 5800 MW”, de los cuales 2400 MW están en el Gran Buenos Aires. Hay, asimismo, 7 líneas de transmisión que requieren ampliar su capacidad en 3700 MVA a lo largo de 2175 kilómetros, y tres obras nuevas en mente para aumentar la importación de Brasil hasta 2000 MW y abastecer al Noroeste, Cuyo y la Costa Atlántica.

(Por Santiago Spaltro)

Lea nota completa en Cronista

Related Posts

Comments are closed.

Facebook