YPF espera cambio impositivo antes de subir combustibles

by • 23 enero, 2018 • ArgentinaComments (0)

Enero, el primer mes de la desregulación completa del mercado local de los combustibles, viene deparando sorpresas. Shell aplicó el domingo una rebaja del 1% en los precios al público, luego de haber aumentado el 6% el lunes 15. Oil también redujo un 1% los valores de nafta super y gasoil, y un 0,2% los productos premium. Mientras tanto, los expendedores siguen esperando que en cualquier momento YPF se sume a los incrementos que las demás refinadoras dispusieron ya una semana atrás.

"Esta clase de decisiones serán cada vez más comunes, pues cada petrolera toma las decisiones de precios en forma autónoma y no se pactan con el Gobierno, como se hacía anteriormente", dijo Shell en una nota a los estacioneros de su red, según informó el sitio Surtidores.

Pero la gran incógnita la genera YPF, porque sigue manteniendo los precios fijados el 2 de diciembre, aun cuando la cotización internacional del petróleo Brent, que se usa de referencia en la Argentina, se ubicó ayer por encima de u$s69 y el tipo de cambio sigue con la tendencia al ascenso que se inició la semana pasada, mientras el primer día de diciembre el Brent estable en u$s63,69 y el dólar a $17,58.

En el mercado petrolero, creen poco que la empresa de mayoría estatal esté aceptando una presión del gobierno, sobre todo porque fue el propio jefe de gabinete, Marcos Peña, quien justificó los aumentos de las otras compañías afirmando que hay que acostumbrarse a pagar los costos de lo que se consume.

En rigor, YPF casi no compra petróleo a otros productores, y más del 90% de lo que procesa es crudo propio, con un costo real inferior al que hoy se verifica en el mercado internacional. Esto le da cierto espacio que no tienen Shell u Oil, para decidir su propia política de precios. En otras palabras, YPF no está perdiendo plata, está dejando de ganar algo más por unos días.

El interrogante es por qué lo hace. Hay quienes creen que el titular de la petrolera, Miguel Gutiérrez, sigue negociando con el gobierno un cambio en el impuesto a los combustibles, aun cuando éste fue redefinido por la ley de reforma tributaria.

Según Gutiérrez, el impuesto debe bajar cuando sube el precio internacional, y a la inversa subir cuando la cotización se retrae, para que la desregulación no impacte tanto sobre los consumidores y sobre el nivel de ventas.

Pero en la ley aprobada por el Congreso, se estableció un monto fijo para el impuesto a los combustibles y para el gravamen a la emisión de dióxido de carbono. Para las naftas son $6,726 y $0,412, lo que da un total de $7,138, y para el gasoil $4,148 y $0,473, lo que suma $4,621.

Estos montos se ajustarán trimestralmente según las variaciones del índice de precios al consumidor, contando a partir del 1 de enero, aun cuando los valores se pondrán en vigencia desde el 1 de marzo, por lo que ya no son un porcentaje del precio pero no son exactamente fijos.

Una consecuencia es que al pasar de un porcentaje sobre el valor de venta de las refinerías a un valor fijo ya establecido, el impacto será mayor sobre los precios de YPF que sobre los de la competencia al tener valores relativamente más bajos.

Un estudio de CECHA, entidad que nuclea a estaciones de servicio, indica que al valor actual de $22,66 para la nafta super de YPF, se le sumarán $1,045 , lo que equivale a un aumento del 4,6% al público, mientas que para el gasoil el incremento será de $0,55. Ese cálculo, sin embargo, parte de considerar que la tasa hídrica en naftas y la tasa vial en gasoil, quedarán eliminadas, punto que todavía genera dudas.

Un análisis privado que circula entre las petroleras, muestra que el 38% del precio final de la nafta corresponde a impuestos. Sobre un valor de $22,66 el litro, son $8,61 en gravámenes. De este total, $5.08 son ITC (impuesto a la transferencia de combustibles) , $2,66 IVA, $0,51 tasa hídrica y $0,344 ingresos brutos.

De este modo, el consumidor paga $5,59 por el ITC y la tasa hídrica, y pasará a pagar $7,138 en marzo, lo que da un aumento de $1,548 al público, mayor al que calcula CECHA, y siempre estimando que la tasa hídrica se elimina.

Con el precio internacional en alza , el tipo de cambio en ascenso y gravámenes indexados por inflación, los aumentos en los combustibles se harían cada vez más frecuentes creando mal humor en los consumidores. En apariencia, la conducción de YPF todavía busca una salida de ese brete.

(Por Silvia Peco)

Lea nota completa en Ámbito

Related Posts

Comments are closed.

Facebook