Viento a favor. Neuquén celebra la suba del crudo

by • 10 enero, 2018 • ArgentinaComments (0)

Golpe de suerte. Los recursos del gobierno neuquino para 2018 pintan mejor de lo previsto en el presupuesto gracias a la movilidad ascendente de dos variables clave para las cuentas provinciales: el tipo de cambio y el precio mundial del petróleo.

El 25 por ciento del total de recursos del Estado neuquino se explican por las regalías del petróleo y el gas y el canon extraordinario de producción. La porción de estos ítems en la masa total de recursos disponibles para la provincia puede agrandarse si se mantiene en alza el precio del crudo, como ha venido ocurriendo en los últimos tiempos. O si se dispara la cotización del dólar, un supuesto menos probable, de acuerdo con la consideración de los expertos en el mercado cambiario nacional. La influencia del dólar está dada por que los precios del crudo se fijan con esa moneda como referencia.

El gobierno de Omar Gutiérrez acaba de conseguir la aprobación legislativa de un presupuesto para 2018 que estimó ingresos en base a cifras referenciales del cambio y la cotización del crudo que están por debajo de las que mandan en el mercado en el inicio del año. El valor del dólar entró en un vaivén desde los últimos días del año pasado.

La pauta diseñada por Gutiérrez y sus equipos de Hacienda y Economía contempló un precio promedio del dólar de 19 pesos por unidad. Mientras que el valor promedio del barril de petróleo fue estimado en 55 dólares.

Ayer, el dólar cotizaba por encima de los 19 pesos, luego de una semana con vaivenes para la moneda estadounidense, determinados por las expectativas de una rebaja en la tasa de interés que fija el Banco Central. Al final esta rebaja fue más moderada de lo que esperaban los mercados (ver página 6). Y con esto es probable que no haya un alto impacto de la medida en la cotización del dólar.

La última liquidación de regalías y canon extraordinario por producción que percibió Neuquén se realizó en función de un precio del barril a 58 dólares. No obstante, ayer, la cotización del Brent (que rige para el petróleo en el mercado inglés) trepó a 68,82 dólares, una cifra récord desde finales de 2014, cuando comenzó la espiral descendente para el crudo en los mercados mundiales.

El Brent fue tomado como referencia para la cotización del petróleo argentino desde 2015. Antes, la referencia era el precio del barril de Texas, que cotiza en la bolsa de Chicago. El cambio se decidió debido a que la cotización originada en Londres es más estable que la generada en Estados Unidos, a pesar de que las características del crudo local se asemejan más a las del subsuelo del país de América del Norte.

A los fines recaudatorios, el devenir de las cotizaciones del petróleo como del dólar es un motivo para la celebración puertas adentro de la Casa de Gobierno neuquina.

La relación precios-regalías

Las cuentas que sacan los responsables de las finanzas provinciales, que tienen en Gutiérrez al máximo exponente, ilustran que por cada dólar que aumenta el precio del barril de crudo, a la provincia le mejoran en 95 millones de pesos los ingresos por regalías y canon extraordinario de producción. O bien, un punto porcentual adicional en el precio del petróleo representa para la provincia $52 millones de pesos adicionales en concepto de regalías y canon de petróleo.

Mientras que una suba del dólar de un peso genera una mejora de ingresos por regalías a Neuquén equivalente a 822 millones de pesos.

La mejora del escenario de precios del crudo y el dólar se produce cuando la producción petrolera viene en picada en Argentina, en general, y en Neuquén, en particular. La provincia es testigo directo del escaso interés por el crudo que hay en las compañías productoras con intereses en los yacimientos locales. En Vaca Muerta la principal atracción está dada por la reserva de gas, puesto que para este hidrocarburo hay un plan de estímulos al precio sostenido con subsidios del Estado nacional.

La caída en la producción de crudo comenzó en 2016 y no se revirtió durante el año que acaba de terminar. Para 2018, no había grandes expectativas en esta pata del negocio hidrocarburífero, aunque si se sostiene el avance de los precios en los mercados internacionales, no se descarta que se abra el apetito de las petroleras.

La política del ministro de Energía, Juan José Aranguren, contempló la eliminación del denominado barril criollo, un artilugio para dotar de un precio rentable para el barril de petróleo despegado de los vaivenes de la cotización del producto en los mercados.

Aranguren emparentó los precios a los del mercado, al mismo tiempo que liberó el negocio dejando en competencia a las productoras locales con las importadoras de crudo.

68,82 dólares fue la cotización del barril de petróleo Brent (generada en el mercado de Londres) que sirve como referencia para el precio del crudo argentino. En una sola rueda el valor aumentó un 1,53%.

55 dólares fue el promedio en el que cotizó el barril de petróleo el gobierno neuquino en la letra del presupuesto 2018, que aprobó por la Legislatura al final del año pasado. Las últimas regalías se liquidaron a 58 dólares.

El aumento del dólar le cae bien al gobierno local

El aumento del precio del dólar tiene un doble efecto sobre las cuentas públicas neuquinas. Por un lado, fortifica la cantidad de pesos que se generan por regalías hidrocarburíferas, que están referenciadas con el precio del petróleo y el gas, que cotizan en dólares en los mercados.

Al mismo tiempo, una parte de la deuda que tiene la provincia está atada a la cotización del dólar, lo que implica que su carga crece cuando se dispara una suba de la moneda estadounidense.

En la Casa de Gobierno se practican cálculos permanentes para estimar lo más exactamente posible el impacto de las variaciones del precio del dólar en la masa de recursos disponibles para la provincia. Según esas estimaciones, cada vez que aumenta el dólar, la incidencia en el crecimiento de los recursos que percibe la provincia es ciento por ciento mayor al impacto negativo sobre la deuda. Es decir, un aumento del dólar que genera dos pesos más de ingresos a la provincia implica un aumento de un peso en la deuda que tienen las arcas públicas neuquinas atadas a esa moneda.

Así, las subas del dólar no caen nada mal en los despachos oficiales.

(Por Javier Polvani)

Lea nota completa en LMN

Related Posts

Comments are closed.

Facebook