Tendencia: cómo es trabajar desde la casa en el petróleo

by • 11 enero, 2018 • ArgentinaComments (0)

El trabajo a distancia es una tendencia instalada en todo el mundo. Y como toda tendencia no está exenta de tensiones: horarios flexibles vs. conexión laboral las 24 horas; trabajo desde casa vs. sueldos sin adicionales; optimización del tiempo vs. mayor demanda. Existen bibliotecas completas que destacan sus beneficios y otras que cuestionan su implementación. Más allá del debate, las compañías petroleras ya avanzan en la instalación del tele trabajo o trabajo remoto.

Centralmente buscan acercarse a dos objetivos concretos: sacar los trabajos de monitoreo y oficina de los yacimientos y permitir que los empleados de determinadas áreas puedan trabajar, por el momento, algunos días desde su casa.

Entienden que hay trabajos que no se modifican si se cumplen desde los yacimientos o desde oficinas ubicadas en las ciudades. Incluso destacan que las tecnologías de comunicación permiten monitorear procesos y tareas productivas a distancia sin necesidad de estar dentro de la operación.

“Nuestros principales gerentes tienen en sus computadoras personales acceso a todos los datos en vivo de lo que está ocurriendo en las áreas. También al sistema de comunicación interna por lo que pueden ordenar un cambio desde el café de un aeropuerto”, comentó una fuente de una de las principales operadoras de la Cuenca Neuquina.

En la actualidad las operadoras pueden monitorear, en tiempo real, los niveles de producción de un bloque o dirigir una perforación a Vaca Muerta a miles de kilómetros de distancia. También pueden tomar decisiones sobre los procesos y suspender o habilitar acciones. Hasta el pozo más lejano está conectado a lo que se conoce como yacimientos digitales las 24 horas y alimentados con paneles solares.

Pero más allá del acceso a la red propia, el trabajo remoto tiene otras motivaciones. Por un lado las compañías iniciaron una migración desde los yacimientos hacia sus oficinas centrales, que en la provincia están en Neuquén capital y, por el otro, también buscan generar la oportunidad de que parte de sus planteles realicen sus tareas desde casa.

Pero, ¿cuál es el beneficio persiguen?

Uno de los grandes objetivos que buscan las compañías es la retención de talento. Sobre todo talento joven. “Existe un cambio generacional y los más jóvenes valoran mucho no viajar. Para ellos es muy importante la optimización del tiempo porque les permite crear un mejor equilibrio entre el tiempo laboral y el personal”, explicó Jimena Remón, directora Regional de Servicios en Adecco para Cuyo y Patagonia.

La vida laboral de los denominados millennials, aquellos nacidos entre 1980 y 2000, se caracteriza por una movilidad constante y la búsqueda de compatibilizar tiempos de trabajo con horas de ocio y amistad. Retener a esta generación requiere de innovaciones y nuevos conceptos de trabajo.

Otro de los objetivos es la reducción de costos. Por un lado están los laborales al dejar de cubrir viajes y adicionales por trabajo en campo. Pero por otro lado se mejoran los gastos vinculados a la optimización de espacios.

El tercero de los puntos pasa por mejorar la productividad de la compañía. Entienden que, en el caso del trabajo en casa, ofrecer una mayor flexibilidad mejora la relación entre horas operativas y horas de vida personal. Esa relación –confían– repercute en la calidad de los trabajos y aumenta el rendimiento.

Trabajar desde el sillón

La petrolera nacional YPF es una de las compañías que más avanzado tiene el plan de trabajo a distancia. Alrededor de 1.000 empleados están adheridos al régimen de trabajo remoto. Una vez por semana realizan sus tareas sin tener que recurrir a las oficinas de las que dependen.

Desde 2008 está inscripta en el Propet (Programa de promoción y seguimiento del tele trabajo) impulsado por el ministerio de Trabajo de Nación, que alentó al sector privado a sumarse a la iniciativa. Pese a que la actividad no tiene legislación propia se basa en las condiciones generales de la Ley Contratos de Trabajo.

El primer paso, en 2015, fue la implementación de un plan denominado Trabajo Remoto que permitía a los empleados utilizar dos días al mes de trabajo a distancia para situaciones excepcionales o en caso de emergencia por la que no pudiera llegar a las instalaciones. Desde el año pasado la frecuencia se extendió a una jornada semanal.

“Son quienes por sus tareas pueden realizar el trabajo desde su domicilio”, explicaron desde la petrolera y agregaron que para este año “está previsto continuar con esta línea, para que la compañía sea cada vez más dinámica y ágil”.

Desde YPF entienden que la modalidad permite “a los colaboradores tener mayor flexibilidad, satisfacción y autonomía, conciliación de la vida laboral y personal y optimizar sus tiempos de trabajo”. Mientras que la empleadora “se ve favorecida en relación a la mejora en los indicadores de productividad”.

Consideran que les permite estar alineados con las tendencias para atraer y retener talentos. Además reconocen una “mayor eficiencia en costos vinculados con la optimización de espacios”.

Monitoreo y mudanza

Como razonó con acierto un experimentado operario, hay trabajos en la industria que son imposibles de realizar a distancia. Las operaciones en yacimiento por más tecnología que sumen jamás podrán prescindir del recurso humano presente.

Pero además de las salas de monitoreo y control, que en su gran mayoría siguen en los yacimientos, también dentro de esas oficinas se realizan tareas generales como compras, contrataciones o relaciones institucionales.

Este es uno de los puntos en los que trabaja PAE. La petrolera busca migrar parte de los trabajos que se realizan en las oficinas del yacimiento Lindero Atravesado, instalado casi a orillas del Mari Menuco, hacia los inmuebles de la capital neuquina.

La compañía también cuenta con un sistema remoto con el que los cargos gerenciales pueden conectarse al sistema interno desde sus computadoras personales. Con la mudanza buscan un doble beneficio: mejorar los horarios de los trabajadores y reducir los costos de enviar planteles diariamente a cumplir tareas en el campo.

Los casos de Exxon y Shell también tienen similitudes. La norteamericana tiene un plantel total de 46 personas para todas sus operaciones petroleras, actualmente concentradas en Vaca Muerta, donde está presente en cinco bloques y donde se anota el pozo horizontal más extenso de la cuenca.

En tanto que la anglo-holandesa ya completó varias perforaciones en la formación no convencional neuquina y las dirigió desde Calgary, en el Estado de Alberta en Canadá. Los trabajos se monitorearon desde los centros de operaciones canadienses donde la compañía tiene sus mayores desarrollos no convencionales.

En números

  • 1.000 empleados están habilitados en YPF para trabajar un día por semana desde sus hogares. El régimen funciona desde 2015.
  • 105 km separan a la capital neuquina de Añelo, la localidad cabecera para Vaca Muerta.

(Por Federico Aríngoli)

Lea nota completa en RN

Related Posts

Comments are closed.

Facebook