Sigue frenada la oferta laboral en Vaca Muerta

by • 3 noviembre, 2017 • ArgentinaComments (0)

El estallido está en pausa. Mientras el mundo habla del boom Vaca Muerta en la provincia dueña de la roca generadora hay cosas que no explotan. Una de ellas es la reactivación laboral. Las consultoras de empleo reconocen que la demanda en la industria petrolera no arranca y que recién se verán señales positivas para el segundo semestre de 2018. Los sindicatos también coinciden en que el alto nivel de empleo es parte del pasado y de un futuro no tan inmediato.

“Cuando leemos un diario, vemos muchos proyectos de inversión y las expectativas son grandes en torno a Vaca Muerta por lo que se viene. Pero si se analiza la realidad todavía es incipiente. Las inversiones no se traducen en puestos de trabajo”, dijo el gerente de Randstad Región Sur, Roberto Canossini.

Desde Adecco también acuerdan con el plazo: habrá que esperar un año. “El movimiento está más vinculado a reemplazos o situaciones muy específicas. Las búsquedas están concentradas en poder solidificar aspectos técnicos, mecánicos, electromecánico o administrativos”, dijo Jimena Remón, directora de Servicios Regional de Adecco.

De acuerdo a un informe del ministerio de Trabajo de Nación, Neuquén es el territorio donde más trabajadores fueron expulsados de la formalidad. Hace 12 meses había 110.698 empleados registrados. En junio de este año se contabilizaron 107.118 y en agosto, la última medición, repuntó a 109.370.

Desde las consultoras coincidieron en señalar que en el sector petrolero no hubo un fuerte crecimiento pero que en los últimos meses se entró en una suerte de meseta en la que dejaron de caer los puestos. También reconocen que desde el humor de las empresa surge una etapa con nuevas incorporaciones, pero que no llegará hasta el segundo semestre del año que viene.

“El empresariado tiene perspectivas positivas para el año que viene. Se va a ver una apuesta por parte de las empresas en contratación de personal. Creemos que pasamos la brecha y muchos hablan de proyectos que tendrán con contrataciones masivas”, dijo el director de Marketing y Comunicación de Adecco, Pablo Liotti Figueras.

Una situación similar leen los sindicatos de la industria petrolera: un presente complicado y buenas expectativas a futuro. Manuel Arévalo, titular de Petroleros Jerárquicos, comentó que hubo 341 trabajadores cesanteados este año y que ese cuadro mejoró con la reducción a 130. Recordó que quienes están desempleados cobran un subsidio del gobierno nacional y están en tratativas con empresas para que se puedan incorporar en el corto plazo.

El titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado, Guillermo Pereyra, se mostró optimista sobre lo que ocurrirá a futuro pero pide que el gobierno acelere las obras.

Explicó que según informes oficiales se estima que se llegará a 2021 con 75.000 trabajadores en las provincias que integran la cuenca (Neuquén, Río Negro, La Pampa y Mendoza). Explicó que sólo se encuentran en desarrollo tres de las 21 áreas no convencionales neuquinas y que en la industria se espera que en 2018 se activen otras más, cuando se oficialice el nuevo plan de incentivos para el precio del gas.

En este sentido, Pereyra le pidió al Jefe de Gabinete Marcos Peña por las obras prometidas para el desarrollo de Vaca Muerta. “Estos 75.000 trabajadores que se estima trabajarán en la cuenca ¿Dónde los vamos a poner si no tenemos las obras de infraestructura? Porque realmente nos va atraer serios problemas”, cuestionó el senador nacional.

Qué valoran las empresas

Desde el 2012, la demanda laboral vinculada a Vaca Muerta fue casi incesante. La actividad derramaba hacia un sinnúmero de ramas pero superada la curva de aprendizaje y en épocas de vacas flacas se busca contratar casi lo indispensable.

“En este contexto de mercado retraído, las empresas deben tener muy fuerte sus bases comerciales para que la cuota de mercado que haya se pueda capturar. Deben ser versátiles, con disponibilidad para viajar”, dijo Remón.

En líneas generales los perfiles comerciales son muy requeridos en la actualidad y mejoran sus condiciones si cuenta con disponibilidad para viajar. También los puestos de supervisión como el company man en la industria petrolera. “Antes se pedían solo conocimientos duros y cada vez se piden más conocimientos blandos. Hay que trabajar para mejorar costos y la motivación, hay que buscar otras estrategias”, explicó Canossini.

En cuanto al camino a recorrer para mejorar las chances, desde Adecco sostienen que hay poca formación profesional, no tanto en ingenieros, pero si en formación técnica general. Los principales rubros que se demandan son técnicos. Según algunas firmas, la oferta para los puestos técnicos no es buena. La mayoría de los postulantes no están preparados para esta industria.

“Cuesta poder tener los perfiles técnicos. Buscamos fuertes alianzas con escuelas. Los perfiles disponibles, por ahí, tienen un pequeño emprendimiento y no están tan dispuestos a ir a estar en relación de dependencia”, concluyó Liotti Figueras.

Los sindicatos también plantearon la necesidad de fomentar las escuelas técnicas e incluso orientarlas hacia el petróleo y gas no convencional.

Qué tener en cuenta

Capacitación técnica, porque los cargos de profesionales se suelen cubrir, ante la falta, con operarios extranjeros.

Se piden más conocimientos blandos vinculados a RRHH.

La disponibilidad horaria para poder viajar también suma ventajas para el postulante.

Cómo impactó 
la crisis

La falta de vacante en las plataformas de búsqueda desalentó a los trabajadores a realizar nuevas postulaciones.

Bajaron las expectativas a la hora de tomar trabajo. Hace dos años, las aspiraciones en cuanto a remuneración, al tipo de trabajo, eran más fuertes y ahora están mucho más flexibles.

Salario

$ 58.000 es la remuneración promedio mensual del segundo trimestre para los trabajadores de la industria según Indec.

Una nueva generación de trabajadores, más relajada

Desde las consultoras destacan que los jóvenes son diferentes a la hora de buscar empleo. Los integrantes de la nueva generación son más despreocupados, valoran los tiempos personales y su tienen otras preocupaciones.

“Son distintos, ni mejores, ni peores. Tienen otras prioridades, otra forma de trabajar, privilegian la calidad de vida”, dijo Roberto Canossini de Randstad. Por su parte Jimena Remón de Adecco agregó: “Son informales en la presentación o en su comunicación. Tienen ausencias a las entrevistas, impuntualidad o no respetan los plazos laborales a los que se comprometen”.

Para Canossini las compañías tienen que acostumbrarse a trabajar y retener a esos jóvenes. “Ellos no van a cambiar y son los que manejan los recursos humanos los que deberán trabajar duro”, explicó el especialista.

“Debemos darnos cuenta que se las motiva desde otro lugar, que no va a tener una alta retención cuando vea que su vida profesional está estancada”, dijo Canossini.

Hoy el selector negocia con el postulante para que vaya a la entrevista personal. “Se modificó con el cambio generacional y los departamentos de recursos humanos se deben adaptar. De 10 entrevistas que citamos, van siete y tres están ausentes sin aviso. Incluso confirman un trabajo y no se presentan”, dijo Remón.

En lo que respecta a pymes y empresas familiares será más difícil adaptarse, auguran. “Modificar las estructuras a una generación nueva no es sencillo. Hay que negociar los descansos y los diagramas”, concluyeron los analistas de las consultoras.

(Por Lorena Vincenty)

Lea nota completa en Río Negro

Related Posts

Comments are closed.

Facebook