La OPEP del gas y un encuentro con objetivos geopolíticos

by • 24 noviembre, 2017 • ArgentinaComments (0)

El Foro de Países Exportadores de Gas, que aglutina a más de la mitad de todas las exportaciones mundiales de gas convencional, además de prácticamente el 90% de la exportaciones de gas licuado, y que representa casi el 70% de las reservas demostradas de gas del planeta, se reunirá próximamente en Bolivia con el propósito de considerar las perspectivas del desarrollo del mercado global del gas, los estímulos para el consumo de este combustible y los posibles pasos encaminados a la defensa de los intereses de las países exportadores. De las acciones adoptadas por el Foro depende, en gran medida, el equilibrio entre la oferta y la demanda y, en general, algunos parámetros sobre la estabilidad y la seguridad energética. 

La OPEP del gas es también un encuentro con objetivos geopolíticos como surge de los documentos adoptados en las tres cumbres anteriores (la primera en Teherán en el 2001). La confirmación de la presencia de los Presidentes de Rusia e Irán en la IV Cumbre en Santa Cruz lo deja claramente en evidencia. Ambos países, de claro liderazgo en el Foro, son de los más relevantes en la producción de gas natural y capacidad exportadora (Rusia el 22,3% e Irán el 15,8% de la producción mundial). El cartel gasífero, que incluye entre otros grandes productores a Qatar, amplía su significación si se tiene en cuenta que para el 2050, de acuerdo al Internacional Institute for Applied System Analysis (IIASA), el 85% de todo el comercio de energía será probablemente de gas por ser el combustible fósil que menos contamina. 

Datos de la Agencia Internacional de Energía, dependiente de la OCDE, enfatiza que la lucha por el mercado del gas, entre demandas y ofertas, comercio y distribución, dibujara un nuevo cuadro geopolítico internacional. La revolución del shale gas ya está alterando el juego global de una producción de gas mundial que gira en torno de los 3500 millones de metros cúbicos. Estados Unidos ocupa hoy un lugar significativo con 881 millones de metros cúbicos por año, Rusia con 673 Bcm e Irán con 184 Bcm. En el primer trimestre del 2017, Estados Unidos se convirtió en el sexto mayor proveedor de GNL a la Unión Europea.

La conquista del mercado europeo, que importa el 70% del gas que consume, es el objetivo de todos los principales productores como lo demuestra la puja por los gasoductos en distintas zonas geográficas. También lo es el creciente consumo de China e India. Según Gazprom, China superó los 200 millones de metros cúbicos y se espera que llegue a 300 millones de Bcm en el 2020. El 80% del sector eléctrico de la India depende del gas importado.

La reunión en Bolivia intentará consolidar la posición del Foro de Países Exportadores de Gas en el mercado mundial en particular ante la aparición de nuevos actores como es Estados Unidos con la revolución del esquisto. También el propósito es reducir el exceso de volatilidad de los precios del gas ya que su cotización es muy diferente del petróleo que tiene un precio internacional del crudo. Aunque los miembros del Foro, catalogados en general como poco amigables para el G-7, niegan intenciones de controlar los precios del gas el tema está desde hace años en discusión y es una aspiración inocultable.

En la geopolítica energética del siglo XXI el gas natural podría ocupar un lugar de privilegio. La creciente demanda jugará un papel importante en las relaciones entre países productores y consumidores. Es de esperar que no se traslade a América Latina la tensión que la problemática del gas genera en otros continentes. En el marco regional, en particular en América del Sur, el gas debería ser un símbolo de la integración energética. Uno de los desafíos más significativos de la diplomacia regional será lograr ese objetivo.

(Por Roberto Garcia Moritán)

Lea nota completa en Cronista

Related Posts

Comments are closed.

Facebook