La letra chica del nuevo precio del gas para Vaca Muerta

by • 9 noviembre, 2017 • ArgentinaComments (0)

Unos 25 millones de metros cúbicos diarios de gas -el 44% de la producción de Neuquén– se extrae de formaciones shale o tight. Los no convencionales tuvieron un crecimiento exponencial en la provincia y en los últimos cinco años duplicaron su producción. El abono para este cultivo fueron los planes de incentivo para el precio que, en búsqueda de reducir las importaciones, empataron los valores locales con los pagados para ingresar el fluido a través de barcos (GNL).

Este esquema vence el 31 de diciembre de este año y casi la mitad del gas neuquino se quedará sin los valores subsidiados que le dieron vida.

Desde el año próximo regirá la Resolución 46 diseñada por el ministerio de Juan José Aranguren, un programa que se lo conoce como el Nuevo Plan Gas y que alcanza solamente al gas no convencional de la Cuenca Neuquina. La norma garantiza un sendero de precios diferenciales hasta 2021, cuando se unificarían los precios del mercado doméstico en torno a los 6 dólares.

Sin embargo la letra chica del programa, que se develó la semana pasada, beneficia casi exclusivamente a nuevos proyectos.

Las operadoras que impulsaron los desarrollos no convencionales se sintieron destratadas por el ministerio de Energía. Entienden que las inversiones realizadas para apuntalar la producción de gas necesitan de precios altos para poder sostenerse. Incluso aseguran que hay proyectos que con los valores de mercado –el promedio para 2018 será de 4,60 dólares– no pueden funcionar por lo que se afectarán las inversiones y la producción.

Según estimaciones del mercado la diferencia entre sostener los incentivos ampliados y concentrarlos solo en nuevos proyectos es de 600 millones de dólares. Este año se destinaron unos 900 millones de dólares en subsidios al gas y se estima que en 2018 sean 300 millones de dólares.

Pero cuáles son los puntos del nuevo esquema de incentivos que enfrentan a las operadoras y el gobierno nacional.

• Concesiones individuales. A diferencia de otros planes de incentivo, el nuevo programa no computa producción por operadora sino que se enfoca en cada concesión. Para solicitar el beneficio debe presentarse un plan de inversiones para cada área particular y que éste sea aprobado por la Provincia y el ministerio de Energía.

• Producción computable. La norma divide en dos a los bloques que pueden solicitar el ingreso al plan de precios diferenciales. Aquellos de menos de 500.000 metros cúbicos diarios cuya producción se computará completa. En cambio los que tienen más de 500.000 metros cúbicos diarios 
–que son la mayoría– sólo podrán conseguir valor subsidiado para todo lo que produzcan por encima de la línea del promedio anual que se trazará entre julio de 2016 y junio de 2017.

Además el nuevo plan no contempla porcentajes de declino, algo que sí ocurría en los anteriores programas.

• Yacimientos gasíferos. Los proyectos que consigan ingresar al plan sólo recibirán mejores valores para el gas no convencional. A este hidrocarburo se lo define como el fluido proveniente de “reservorios de gas natural”. Lo que parece una obviedad, en realidad deja fuera de juego lo que en la industria se conoce como gas asociado y que suele extraerse en lo bloques petroleros.

En Vaca Muerta muchos bloques tienen considerables volúmenes de gas asociado.

• Pagos iniciales y provisorios. El plan incluyó un punto destacado por toda la industria y las provincias. El valor diferencial será considerado precio y se liquidará 88% a las operadoras y 12% a las provincias (regalías). Se abonará en pesos al tipo de cambio vigente al día anterior a la cancelación.

El Estado cubrirá la diferencia entre el sendero establecido y el precio promedio para el gas natural en el país.

Además las compañías podrán solicitar un pago provisorio, equivalente al 85% de la producción estimada, para el que tendrán que constituir un seguro de caución que se ejecutará si no se cumplen las estimaciones.

• Control de volúmenes. Las operadoras presentarán vía declaración jurada las proyecciones de producción, pero la Secretaría de Recursos Hidrocarburíferos (SRH) controlará los ingresos al sistema de transporte. También las provincias tiene la facultad de evaluar semestralmente los cumplimientos de las inversiones.

La postura de las operadoras

Un ejecutivo de una petrolera sinceró que “no era la resolución que esperábamos”. La expectativa general era la de conseguir un esquema que, aún con la exigencia de aumentar porcentajes de producción, arrastrara a todo el gas no convencional de un área a la zona de precios subsidiados.

Incluso se llegó a especular con licitaciones para paquetes de gas. Otra de las alternativas que circuló fue la de que se reconozca sólo la producción incremental, pero usando como margen un porcentual de declino.

Ninguna tuvo lugar en la mesa de decisiones del ministerio de Energía.

Las operadoras aseguran que hay proyectos, que comenzaron con valores incentivados, que sin ese precio no pueden ni siquiera mantener su producción. Creen que de no existir cambios deberán redireccionar las inversiones lo que repercturía en una caída de los volúmenes extraídos.

La mirada del gobierno

Para la cartera que dirige Aranguren no hay debates pendientes. Sólo tendrá precio diferencial el nuevo gas. Entienden que los anteriores proyectos tenían plazos claros por lo que las compañías no pudieron obviar en sus previsiones.

Además señalan que en paralelo a los precios subsidiados, todo el gas en boca de pozo está teniendo un aumento que se actualiza semestralmente. Este esquema confluye en 2021 con una suerte de liberación de mercado en torno a los 6 dólares.

¿ Una última puerta?

Algunas fuentes consultadas creen que todavía hay algunas discusiones que se pueden dar. Pese a que toda dilación se traduzca en demoras para las nuevas inversiones, las conversaciones no cesan.

El mercado del gas es de los mas complejos. El precio que reciben las operadoras varía de acuerdo a su destino, donde el domiciliario es el más barato. Industria y generación “pagan mejor”. Incluso el fluido residencial tiene diferentes rangos de acuerdo a la categoría del consumidor.

Aún sigue siendo el gobierno quien distribuye, entre las petroleras, las cuotas de venta. La puerta que se abre es la de rearmar el mapa de comercialización y así permitirle a algunas compañías mejorar su promedio de transacción, lo que podría suplir la caída de los anteriores planes de incentivo.

En números

u$s 4,93 es el valor promedio al que vende el gas YPF. Es un precio que tiene el reconocimiento de los planes de incentivo.

u$s 4,60 es el pronóstico de Neuquén para el gas durante 2018. Nación proyecta lo mismo.

15 mm³/día es el gas nuevo que proyecta sumar la Provincia durante 2018 para llegar a 70 millones de metros cúbicos diarios. Un cálculo podría moderarse.

(Por Federico Aríngoli)

Lea nota completa en RN

Related Posts

Comments are closed.

Facebook