El Gobierno dejó de pagar los subsidios a productores de gas: ya debe US$ 700 millones

by • 21 septiembre, 2017 • ArgentinaComments (0)

La Argentina está retrasada con por lo menos 700 millones de dólares en pagos de subsidios a productores de gas natural, lo que perjudica a empresas energéticas en momentos en que el Gobierno está tratando de atraer inversiones al sector. YPF y Pampa Argentina son los principales perjudicados.

Los incentivos le costaron a Argentina más de 7.000 millones de dólares desde que la expresidenta Cristina Fernández los implementó en 2013. El programa, único en América Latina, apuntaba a atraer inversiones para impulsar una producción de gas que menguaba y reducir la dependencia de la importación de gas natural licuado.

Pero la demora en los pagos ha crecido desde que el presidente Mauricio Macri, sucesor de Fernández y con una política promercado, asumió su cargo en diciembre del 2015 con el objetivo de recortar un déficit fiscal primario superior al 5 por ciento del producto bruto interno.

"Es un problema fiscal, el Estado no tiene el dinero", dijo Daniel Gerold de la consultora G&G Energy de Buenos Aires, en un cable publicado por Reuters. "Las empresas están teniendo paciencia, pero claramente están preocupados porque saben perfectamente que hay un problema fiscal importante".

YPF, la más golpeada

La más golpeada es la empresa controlada por el Estado YPF , que produce un tercio del gas natural de Argentina. Se le debía 551 millones de dólares en subsidios impagos al final del segundo trimestre.

El Gobierno debería pagar los subsidios al gas de manera trimestral, pero los de YPF se han retrasado 10 meses. La postergación llevó a la petrolera a emitir deuda en julio, dijo un ejecutivo. Y podría impedir el objetivo de que la empresa, que está fuertemente endeudada, alcance un flujo de caja neutro, según un analista que cubre la compañía.

La argentina Pampa Energía también está sintiendo la falta de los subsidios. En el segundo trimestre del 2017, la empresa registró 2.400 millones de pesos, o 140 millones de dólares, en pagos adeudados, según sus reportes financieros, desde 1.600 millones de pesos (100 millones de dólares) a fines del año pasado. Pampa no respondió al pedido de comentarios.

Dos grandes petroleras multinacionales también están experimentando retrasos de entre cuatro y ocho meses en recibir los subsidios, dijeron a Reuters dos fuentes bajo condición de anonimato.

El retraso en los pagos destaca el difícil equilibrio que Macri debe mantener para reforzar las débiles finanzas de Argentina y al mismo tiempo pulir la imagen del país, luego de que una década de gobiernos intervencionistas asustó a inversores extranjeros.

Sin subsidios a familias

Si bien recortó subsidios energéticos para familias, Buenos Aires no tocó el programa de incentivos para productores llamado Plan Gas. Su gobierno ve los pagos de estos subsidios como cruciales para atraer grandes petroleras a Argentina, una inversión difícil de vender por sus altos costos laborales y la logística complicada en una era de bajos precios energéticos.

Los productores de gas natural difícilmente puedan encontrar un mejor precio. Argentina garantizó un piso de 7,50 dólares por millón de BTU para toda nueva producción de gas por encima de una base determinada, más del doble el precio actual de gas natural futuro de octubre de 3,13 dólares por millón de BTU.

Pero los pagos retrasados están causando ansiedad entre productores ya preocupados por la incertidumbre política.

En una carta reciente al ministerio de Energía de Argentina, la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos -que incluye a Chavero y Pan Americano Energía, subsidiaria de BUP- dijo que los retrasos causan fuertes daños a sus miembros y están poniendo en riesgo la actividad de exploración y producción, de acuerdo con una copia del documento a la que accedió Reuters.

El Ministerio de Energía de Argentina no quiso hacer comentarios sobre la carta o sobre el retraso en el pago de subsidios. Un vocero de la oficina de Machi no respondió a un pedido de comentario.

Los subsidios iban a terminar a fines del 2017, pero en enero Machi los extendió con algunos cambios hasta 2021. El Gobierno se refirió a los pagos como "indispensables" para atraer inversiones a Vaca Muerta, una formación de gas y petróleo no convencional del tamaño de Bélgica, que es crítica para que Argentina logre cerrar su déficit energético y se convierta en un exportador de gas y petróleo.

Peor con Macri

Los retrasos en los pagos han plagado el programa desde su comienzo, pero el tiempo de demora se ha duplicado bajo el gobierno de Machi, que está batallando con un inmenso déficit presupuestario y crecimiento aletargado. La economía de Argentina se contrajo un 2,2 por ciento en 2016 y creció un 1,6 por ciento en la primera mitad de 2017.

En un llamado con inversores el mes pasado, el presidente financiero de YPF, Daniel González, dijo que los pagos del Gobierno estaban retrasados 10 meses. Más que los cuatro a cinco meses que reportó a inversores en agosto del 2015.

Gustavo García, un economista que publicó un informe sobre el impacto fiscal del programa, dijo que los pagos retrasados complican el objetivo del Gobierno de impulsar la producción.

"Este programa se hizo justamente para que las empresas inviertan, y se hizo para (…) darle liquidez. Obviamente, si tiene esta demora, no cumple con ese objetivo", dijo.

Lea nota completa en El Economista América

Related Posts

Comments are closed.

Facebook