Empresas de EEUU planean invertir USD 13.700 millones en la Argentina hasta 2019

by • 26 septiembre, 2017 • ArgentinaComments (0)

Siete de cada USD 10 se destinarían al sector petroquímico. Los encargados del desembolso miran de cerca las reformas post electorales.

Enviada especial a Washington.— Es un número que sorprende por las comparaciones históricas: hace años no se ven cifras así. Y también sorprende porque se vería concretada la tan anunciada promesa oficial de la "lluvia de dólares".

Empresas norteamericanas de 16 sectores distintos planean invertir en la Argentina más de USD 13.700 millones en tres años, de acuerdo a datos actualizados de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos (USCC por sus siglas en inglés). El sector estrella es el petroquímico: destinarían más de USD 9.000 millones,  que equivalen a siete de cada 10 dólares de este plan.

"Son inversiones no comprometidas a realizarse entre 2017 y 2019", aseguró Alejandro Díaz, titular al frente de la de la AMCHAM, a Infobae y otros medios de prensa en un encuentro en la Cámara, un imponente edificio construido en los años 20 ubicado a pocos metros de la Casa Blanca.

Las inversiones no están comprometidas porque que fueron analizadas, se conocen los montos de cada empresa, pero no tienen el sello final de aprobación del directorio. Ese paso es clave para que se empiecen a activar la llegada de inversiones reales con más fuerza.

Entre 2016 y 2017, las empresas de origen norteamericano invirtieron USD 2.435 millones, y un 85% se efectivizó a junio de este año. Los tiempos prometidos se cumplieron. Pero el gran salto delante sería si esta cifra se concreta, por el impacto en la economía argentina también en sectores como la energía, el retail y en infraestructura.

Las comparaciones a veces son odiosas, aunque en este caso demuestra el potencial de un número qe equivale a USD 5.000 millones anuales.

La inversión extranjera directa fue de USD 7.700 millones anuales desde 2011 a 2016, y de ese total unos 1.400 millones de dólares eran dividendos que no se giraban por las restricciones del cepo cambiario.

De reformas y condiciones

En la lista de 16 sectores claves en los que planean invertir estas empresas, después del petroquímico están las automotrices (con USD 1.000 millones)  y las empresas de infraestructura con unos USD 900 millones. Mientras que algunas empresas buscará ampliar sus actividades en la Argentina, otras buscarán volver a operar por medio de adquisiciones on fusiones. Y también está el escenario de seducir a las que pisarían suelo argentino por primera vez.

Estos cálculos excluyen cualquier número de proyectos que se haya dialogado o planeado alrededor de la Ley de Participación Público privada (PPP), que de concretarse engrosarían esa cifra. "Se deben recrear las inversiones para invertir. En los países, el 75% es inversión privada. En la Argentina, la inversión en infraestructura es de más del 80% pública en los últimos 10 años", aseguró Díaz.

El Gobierno de Cambiemos sabe que ese capítulo es una deuda pendiente. Después de las elecciones, el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, realizará un viaje a Washington y Nueva York para seducir a un grupo de 30 empresas norteamericanas a invertir en grandes proyectos de infraestructura, como así también irá a buscar el financiamiento que necesita con fondos de Wall Street.

Ahora, el sello de confianza final para que lleguen esas inversiones no sólo sera una visión de estabilidad en el largo plazo. Neil Herrington, vicepresidente de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, aseguró lo mismo que había dicho a Infobae casi un mes atrás en su visita a Buenos Aires en el marco de la visita del vicepresidente Mike Pence: el país necesita validar un mejor marco normativo, regulatorio y defensa de la propiedad intelectual.

Y desde ya, los ojos de las empresas están puestos sobre las próximas reformas tributaria y laboral que el Gobierno tiene en carpeta para después de las elecciones legislativas.

"Se vieron muchos avances que resultan positivos. Muchas empresas te van a decir que estuvieron en la Argentina en los 90, que hubo un default y no nos pagaron. Las condiciones del gobierno actual ayudan mucho, pero ahora deben seguir cambiando. Y se tiene que garantizar un retorno para que se concrete esa inversión", continuó Harrington.

Los altos costos laborales también surgieron como uno de los temas que necesitan presentar cambios en los próximos años. Ahora, la señal para estas empresas será todo lo que suceda a partir de octubre. Primero, las reformas deben poner un pie en el Congreso. Pero allí se abre otro capítulo aparte.

Lea nota en Infobae

Related Posts

Comments are closed.

Facebook