“Sanciones de EU a Venezuela conducirían al petróleo a China y Rusia”

by • 17 agosto, 2017 • Latinoamérica, MundoComments (0)

La economía venezolana seguirá mostrando altos niveles de inflación, recesión y restricción de divisas, coincidieron analistas en el foro “Venezuela: ¿En dónde estamos?", organizado por la Cámara de Comercio Venezolano-Argentino. Para el economista Ramiro Molina, la aplicación de más sanciones de Estados Unidos no afectará significativamente los ingresos de Venezuela pues se han diversificado las exportaciones petroleras. Mientras que el analista político Leopoldo Puchi sostiene que un embargo podría darle motivos al gobierno para ejecutar medidas excepcionales.

La expectativa continúa sobre la posibilidad de nuevas sanciones económicas y petroleras por parte del gobierno de Estados Unidos a Venezuela. Para muchos, una medida en contra de las exportaciones de petróleo venezolano sería catastrófico para las finanzas del país, pero otros consideran que el país no será tan vulnerable.

En el foro, analistas destacaron que ante la ausencia de medidas económicas continuará la alta inflación y la recesión. Destacan además que se seguirá observando una importante restricción en el otorgamiento de divisas.

Previsiones del economista Ramiro Molina colocan la tasa de inflación entre 700% a 1,000% para el cierre de año, así como una caída de la actividad económica de 12 por ciento.

A pesar de este panorama, sostiene que la situación financiera del país no tendrá un impacto severo tras una posible sanción petrolera. Explica que la estrategia ejecutada desde la gestión de Hugo Chávez de diversificar la venta de crudo, hizo a Venezuela menos vulnerable al bajar el peso de la factura petrolera hacia Estados Unidos.

“Creo que el gobierno norteamericano aún sopesa la posibilidad de colocar restricciones a las exportaciones petroleras. En Estados Unidos temen que con una medida como ésta, se le entregue en bandeja de plata el negocio petrolero a Rusia y China”, dijo Molina.

Aunque muchos destacan que enviar el crudo a otros destinos resultaría más costoso para Venezuela, el economista resalta que el costo adicional estaría alrededor de 2.50 dólares por barril. “En el país tenemos ya presencia de petroleras rusas y chinas en varios bloques petroleros, que ya conocen la forma de explorar, explotar y producir el crudo”.

A juicio del analista político, Leopoldo Puchi, un embargo petrolero podría generar en el país “una situación social de descontrol, la cual daría motivos al gobierno venezolano para tomar acciones extraordinarias o medidas de excepción”.

Destaca además que una intervención de Estados Unidos podría entorpecer cualquier negociación que se estuviera realizando entre gobierno y oposición. “Al colocar al gobierno en un Estado fallido, hará mucho más difícil que el chavismo abandone el poder”.

Pagar deuda: episodio resuelto

Venezuela debe pagar cerca de 4,000 millones de dólares en bonos de deuda externa a finales del 2017. Este compromiso luce difícil de cumplir debido a la merma de divisas en el país y a la disminución de la capacidad instalada de la industria petrolera.

Ramiro Molina considera que sí será posible que PDVSA cancele los vencimientos previstos para octubre y noviembre, al ejecutar algunas estrategias previas como dejar de importar insumos o posponer pagos en divisas a sus proveedores. Además que se prevé un pago adelantado del gobierno de Rusia a Venezuela, por lo que esos recursos podrían ser utilizados para cumplir con los pagos de deuda.

“Este episodio de pagos de deuda parece estar resuelto. Si hubiera una expectativa de no pago, ya el bono que vence en octubre tendría un precio de 20% y hoy en día se encuentra en alrededor de 90 por ciento. El gobierno no cayó en default en los últimos cuatro años, a pesar del fuerte cronograma de pagos por casi 30,000 millones de dólares. PDVSA además tendrá un respiro en el 2018 ya que no tiene vencimientos de deuda”, indicó el economista.

Benjamín Tripier, director de Cavenarg, —por su parte— señaló la necesidad que tienen las empresas de ejecutar nuevas estrategias para gerenciar bajo la Asamblea Nacional Constituyente de la cual se esperan sean aprobadas una serie de propuestas en lo social, político y económico.

Recomendó aplicar varias líneas de defensa, entre las cuales destaca cómo responder a las comunidades, a lo interno y corregir las debilidades.

“Es importante crear un equipo de respuesta rápida para enfrentar la coyuntura económica, hacer control de daños y administrar las estrategias. Si el entorno cambia, la empresa tiene que cambiar. Deben prepararse para cambios mayores en materia jurídica e institucional, además de gerenciar en inflación y en recesión”, explica Tripier.

Lea nota completa en El Economista

Related Posts

Comments are closed.

Facebook