Vaca Muerta: el objetivo detrás de las peleas internas de la Uocra

by • 12 Junio, 2017 • ArgentinaComments (0)

El jueves un grupo de afiliados al gremio de la construcción, Uocra, enfrentado al interventor Damián Miller, anunció que como parte del reclamo por el llamado a elecciones normalizadoras bloquearían hoy los yacimientos petroleros Loma Campana y El Orejano. La amenaza revela cuál es el objetivo que tienen detrás de los enfrentamientos las facciones en pugna: las obras en Vaca Muerta.

Si bien el gremio de la construcción neuquino no se ha caracterizado por ser el más tranquilo, un proceso de enfrentamientos violentos, armados e incluso con asesinatos, comenzó en 2014, a la par de los primeros desarrollos del shale neuquino.

Para ese entonces el interventor era Víctor Carcar, ahora condenado y prófugo por la estafa de Arbos, quien a pesar de venir de Bariloche supo conseguir el apoyo del MPN al punto que fue candidato a concejal.

Para el 2014 las divisiones dentro de la Uocra ya eran manifiestas y la pelea por el manejo de los puestos en el petróleo llevó al más violento de los enfrentamientos. El 9 de mayo en la puerta del gremio de esta ciudad más de una docena de balas terminaron con la vida de José “Necho” Monsalve. Pocos días después, pero en una reunión regional en Santa Cruz, otra provincia petrolera, Sebastián Peña, uno de los sospechosos del crimen de Monsalve también fue asesinado.

Desde entonces los enfrentamientos no han cesado y casualmente se han dado en las principales ciudades petroleras, como son Añelo, Rincón de los Sauces e incluso en el paraje Tratayén en donde según las denuncias en agosto un bando del gremio emboscó a otro y les impidió ingresar a los yacimientos a tiros.

A mediados del año pasado Carcar fue declarado prófugo por la justicia federal y Juan Ángel “Rancho” Godoy asumió la conducción del gremio. A fines de abril se llamó a elecciones y, en un acto que Godoy tachó de ilegal, Juan Carlos Levi fue designado normalizador.

Pocos días después desde la conducción nacional del gremio, que encabeza Gerardo Martínez, se designó a Miller como interventor, desplazando a Levi. Es que a Nación le llamó la atención no sólo la forma de las elecciones, sino que las mismas se realizaron sin la participación de los apenas 1.300 afiliados que posee el gremio en una provincia en la que debería tener más de 10.000.

Miller se encontró con el escenario de choques ni bien llegó a Neuquén. Casualmente fue el 9 de mayo, en el tercer aniversario del crimen de Monsalve, cuando Levi no sólo le habría impedido ingresar a la sede gremial de calle Alderete, sino que según denunció en la Comisaría Primera, le habría dicho que “si intentaba ir al lugar le iba a suceder lo mismo que a Monsalve”.

Con la amenaza de paralizar yacimientos lanzada para hoy, desde las operadoras petroleras consultadas se destacó que la Uocra es el segundo gremio de peso en el sector de los hidrocarburos neuquinos, relegando a un tercer lugar a los camioneros.

Se explicó que sólo para la construcción de una planta de procesamiento se requieren 150 hombres del gremio de la construcción, y además se señaló que cada tendido de ductos requiere la intervención de personal de la Uocra.

Desde el sector de los petroleros, una fuente graficó el poder de la Uocra: “con cuatro hombres en los portones pueden paralizar un pozo”. Y se advirtió que “es llamativo que con tan pocos afiliados el gremio pueda tener vehículos propios tan nuevos”.

La pulseada abierta en el gremio no está cerrada aún. Y si bien Miller busca normalizar el sindicato, sumando nuevos afiliados para llamar a elecciones antes de fin de año, los piquetes se multiplican a lo largo y ancho de la provincia.

El padrón provincial

1.300 afiliados tiene el gremio pero debería tener 10.000. El bajo número fue visto por Nación como un signo de desmanejo.

Lea nota completa en Río Negro

Related Posts

Comments are closed.

Facebook