El petróleo nacional espera por un nuevo viento de cola

by • 22 Junio, 2017 • ArgentinaComments (0)

El desplome de la producción de crudo por encima de un 14%, según los últimos datos disponibles a abril de este año, puso en el eje de la tormenta al ministerio de Energía de Nación que conduce Juan José Aranguren. La caída tuvo epicentro en Chubut, la principal provincia petrolera, donde la extracción retrocedió un 21,7%. En Neuquén y Río Negro la retracción fue del 9%.

Cuáles fueron las claves para anotar niveles que no se veían desde hace años.

El combo que explica, en gran parte, el comportamiento de la producción de petróleo nacional incluyó: el impacto de la crisis internacional de precios, aumento de las importaciones, el sendero de precios que eliminó el “barril criollo”, un tipo de cambio sin modificaciones, una retracción en el consumo y el crecimiento de la conflictividad sindical en la principal cuenca productora.

Según los datos, disponibles en el portal del Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG), el país perdió en abril de este año unos 68 mil barriles diarios en comparación con el mismo mes de 2016. Chubut aportó casi la mitad de ese recorte (31,6 mil), mientras que Santa Cruz, Neuquén y Río Negro registraron rojos de 11,1 mil, 8,5 mil y 2,9 mil barriles, respectivamente.

El precio internacional del crudo no reputa pese a la extensión aprobada por la OPEP para recortar la producción hasta el año próximo. Los crecientes stocks empujados por el shale norteamericano lo mantienen congelado, por debajo de los 50 dólares, y no hay perspectivas de un repunte en corto plazo.

Este panorama impacta con fuerza sobre el petróleo chubutense (Escalante) que se destina a exportación centralmente. El bajo precio de referencia sumado al esquema decreciente para la eliminación del “barril criollo”, que dejó cerca de u$s 47 el precio interno para esa variedad, sirvieron como detonante de la crisis que atraviesa al sur del país.

Las importaciones de crudo mostraron un incremento del 35% en la comparación anual. Sin embargo el peso absoluto sobre el total del petróleo disponible del país no terminó siendo significativo. Ingresaron 66,8 mil m3 durante abril y la producción nacional fue de 2,3 millones de m3.

La retracción de la actividad comercial se midió con una caída de las ventas de gasoil. En este punto tampoco el impacto parece determinante: -3,7%.

Uno de las referencias de mayor peso tiene que ver con el congelamiento del tipo de cambio y los valores a la baja del barril. En esta industria dolarizada, este maridaje parece ser la clave aún cuando el valor interno está subsidiado por las ventas en los surtidores.

Puntos de análisis para el dato negativo

  • Precio. La extensión de la crisis internacional y la eliminación del barril criollo.
  • Conflictividad. El sindicato de Chubut llevó a cabo distintas protestas en la cuenca.
  • Tipo de cambio. El dólar se mantuvo por debajo de las expectativas esperadas.

Lea nota completa en Río Negro

Related Posts

Comments are closed.

Facebook