Un juicio que involucra a YPF podría colarse en la reunión con Trump

by • 26 abril, 2017 • ArgentinaComments (0)

Un tema ríspido resurge durante la visita del presidente Mauricio Macri a Washington. Pocas horas antes de la llegada del argentino a esta capital, congresistas del estado de New Jersey piden al presidente Donald Trump que impulse una investigación sobre si YPF violó leyes federales con la quiebra de una empresa petrolera que compró hace dos décadas en Estados Unidos para supuestamente negarse a pagar por la limpieza de un río contaminado.

El tema viene en danza hace años, pero reflotó con las resoluciones bipartidistas aprobadas por el congreso de New Jersey 10 días atrás, en las que piden que se investigue si YPF violó las leyes de quiebra. Los legisladores planeaban acercar el caso a los funcionarios antes del encuentro entre Trump y Macri mañana jueves, cuando se encuentren en el Salón Oval de la Casa Blanca.

Voceros de YPF, no obstante, le aseguraron a Clarín que la petrolera estatal no tiene ya ningún vínculo con Maxus. Y por otra parte, consideraron "poco probable" que este asunto tenga espacio en la conversación que mantendrán ambos presidentes, mañana, en Washington.

El tema involucra un sitio a orillas del río en la ciudad de Newark que pertenecía a la empresa Maxus Energy Corp, comprada por YPF en 1995. En ese lugar, en los años 50 y 60, se produjeron herbicidas y pesticidas, entre ellos el mortal agente naranja que fue usado en la guerra de Vietnam.

Según un fallo de una corte de New Jersey del 2011, la empresa Maxus Energy y otras fueron responsables de verter dioxinas y otros agentes cancerígenos y exigen a las compañías que limpien el río.

En junio del año pasado Maxus Energy pidió la quiebra y, según reportó el diario The Wall Street Journal, YPF acordó proveer 130 millones de dólares para la limpieza de las aguas. Pero los legisladores del estado piden investigar si la petrolera argentina violó las leyes y fue a una quiebra fraudulenta para evitar pagar una cantidad mucho mayor por la descontaminación, estimada en 2.000 millones de dólares. En un comunicado al diario estadounidense, YPF rechaza las acusaciones y señala que “Maxus fue forzada a pedir la quiebra luego de haber agotado sus posibilidades de pagar”.

Bob Smith, senador demócrata de Nueva Jersey, señaló en la audiencia del Congreso estatal: “Queremos que paguen lo que tienen que pagar por la limpieza del río Passaic”. Y planean elevar el caso a la Casa Blanca. Si bien Trump no es un hombre muy apegado a las normas ambientales –ha dicho que parte de ellas arruinan la economía de Estados Unidos— el espinoso tema podría surgir en alguna de las reuniones bilaterales.

Lea nota completa en Clarín

Related Posts

Comments are closed.

Facebook