El biodiésel jaquea la agenda bilateral de Macri con Trump

by • 25 abril, 2017 • ArgentinaComments (0)

Más allá del interés por garantizar la continuidad de programas e iniciativas pergeñadas sobre el final del mandato de Barack Obama en su visita a la Argentina, si hay un tema que desvela a los empresarios nucleados en la Cámara de Comercio bilateral (AmCham) es el biodiésel. Así lo reconocieron ayer el CEO de AmCham, Alejandro Díaz, y su vicepresidente, Alejandro Bottan (CEO de GE), quienes participarán de la visita del presidente Macri a Washington. Si bien la agenda de temas empresariales bilaterales tiene hoy algunos emblemáticos, como el caso de los limones, o el retorno de la Argentina al Sistema Generalizado de Preferencias (SGP), el foco principal está puesto en destrabar el caso del biodiésel. 

Como anticipara este diario hoy viajarán directivos de AmCham hacia la capital norteamericana para organizar "la previa" del desembarco presidencial en su faz corporativa bilateral. Pero el raid de Macri en Washington ya tiene marcados algunos eventos organizados por AmCham y su matriz, la U.S. Chamber of Commerce (USCC). Quizás el más importante, no solo por el auditorio, sino por el tiempo programado, es precisamente el encuentro con la USCC que será en el Hotel Four Season sobre el cierre de la jornada de su visita del próximo jueves. Se espera un auditorio de entre 250 a 300 empresarios y banqueros, según los tickets ya reservados (que han superado la inscripción previa, lo que refleja el interés por escuchar al mandatario). El programa prevé que Macri estará exponiendo y contestando inquietudes de los presentes por espacio de hora y media. Al cierre brindaría una conferencia de prensa. Pero antes de ir al Four Season se está organizando un encuentro reservado del presidente con la plana mayor de la USCC por más de media hora.

"Hay avidez por escuchar directamente (de Macri) cómo está el proceso de crecimiento por los próximos tres años. Los empresarios norteamericanos quieren conocer cuáles son los principales desafíos, oportunidades y las dificultades que enfrenta el Gobierno de Cambiemos", señaló Díaz.

Vale recordar que el problema con el biodiésel nació por una denuncia de dumping de la cámara norteamericana de dicho combustible. El Gobierno norteamericano tomó el caso, específicamente el Departamento de Comercio, y abrió una investigación. Ello complicó las exportaciones argentinas al mercado norteamericano, a pesar que todo debe decantar, si prospera el caso, en la OMC. Al respecto desde AmCham, que casi se ha embanderado bajo el reclamo de la industria local, advierten que el biodiésel es el principal producto de exportación a EE.UU., con más de u$s1.350 millones. A comienzos de mayo la Argentina debería responder a EE.UU. pero se desestima porque no se desea dar una respuesta política. Se teme también que el Gobierno norteamericano no espere y elimine exenciones a la importación del combustible, lo que sería desastroso para la industria argentina, que canaliza en dicho mercado la mayor parte de las ventas externas (de los 2,5 millones de toneladas producidas, se exportan 1,5 millones, según datos de CARBIO). El tenor de la preocupación de la entidad se plasma también en la búsqueda de una reunión con el secretario de Comercio de EE.UU, Wilbur Ross, quizás utilizando la mediación del think tank CSIS (Center for Strategic & International Studies) con buenos lazos con AmCham.Otro tema que será abordado en el encuentro Macri-Trump será el, aún pendiente, apoyo del EE.UU. al ingreso de la Argentina a la OCDE en 2018. Vale señalar que el encuentro presidencial tendrá carácter de "official working visit", o sea, no se trata de una visita de Estado ("state visit") ni de trabajo ("work visit"), lo que no sólo limita la agenda a tratar, los participantes, sino también el tiempo y reuniones posteriores. Es así como que en esta oportunidad no hay delegación formal de empresarios argentinos ni norteamericanos en la visita.

Con relación al tema OCDE, desde AmCham consideran que el presidente Macri debería tener bien presente este tema durante el almuerzo que comparta con su colega Trump, sobre todo si el país podrá contar con el apoyo del Departamento de Estado y de Comercio de EE.UU. y trabajarán para ello. Mientras que el caso de los limones es más una señal que una preocupación comercial (la Argentina exporta casi toda la producción), donde lo que importa es saber hacia qué dirección va la administración Trump; si en cambio el tema del SGP porque sería recuperar un beneficio arancelario perdido años atrás.

(Por Jorge G. Herrera)

Lea nota completa en Ámbito

Related Posts

Comments are closed.

Facebook