¿Shell manipuló el mercado de petróleo? Escondió millones de barriles en las costas de Escocia

by • 21 febrero, 2017 • MundoComments (0)

Royal Dutch Shell influyó en el precio del Brent haciéndole subir en plena desplome de la cotización. La petrolera compró fuertes cantidades de crudo para mantenerlos en gigantes tanques flotantes a lo largo de la costa escocesa. El pasado mes de abril se hizo con casi el 70% del mercado de petróleo Forties que tiene un fuerte peso específico en la composición del precio del crudo europeo. Las operaciones de la compañía arrastraron al resto de operadores, a pesar del exceso de oferta en el mercado mundial de petróleo, los precios subieron casi un 25%.

Con el petróleo por debajo de 40 dólares y el mercado inundado de crudo por el exceso de oferta, el pasado mes de abril el Brent, el precio de referencia en Europa se disparó un 25% rozando los 50 dólares el barril. El repunte no tuvo nada que ver con una mejora del mercado o con que los precios habían tocado suelo. Según Bloomberg, la petrolera Royal Dutch Shell adquirió casi diez millones de barriles entre producción propia y compras en el mercado.

Las operaciones no estaban destinadas a cubrir la demanda de la compañía europea, sino a quedar aparcadas en mitad del mar. Según explica el medio, durante el año pasado el gigante petrolero acumuló grandes cantidades de petróleo a lo largo de la costa escocesa en tanques flotantes para elevar los precios del mercado. La presunta manipulación del Brent provocó pérdidas millonarias a operadores y a la competencia que se vieron obligados a abrir posiciones alcistas ante las subidas. La referencia europea arrastró al resto de mercados de petróleo y derivados.

La agencia explica en un extenso reportaje que fue habitual que Shell manejara a su antojo el mercado de Brent durante el año pasado haciéndole girar en contra de los principios fundamentales de la oferta y la demanda mundiales. La petrolera es la cuarta mayor del mundo en producción de petróleo y la primera por comercialización de crudo y derivados, lo que le ofrece una sólida posición en los mercados internacionales. La compañía comercializa más de 12 millones de barriles por día de crudo físico y productos refinados, que suponen más de la décima parte del consumo mundial de petróleo.

En principio Shell no hizo nada ilegal pero el sector ha denunciado que la compañía ha violado reglas tácitas que rigen el mercado. Shell ha indicado ante las acusaciones que no hay argumentos para criticar su comportamiento. "En el Reino Unido hay regulaciones y normas muy definidas que prohíben la manipulación de los mercados de productos primarios físicos como el mercado de crudo Brent", reza en su comunicado y subraya que la compañía cumple con todas las normas y regulaciones del mercado.

¿Cómo supuestamente manipuló el mercado?

Pero lo cierto es que el mercado del petróleo es todo menos regulado y transparente. Para la formación de precios se utiliza tanto contratos físicos, como de futuros, de las operaciones que se realizan con los distintos tipos de petróleo del Mar del Norte, que componen el Brent.

La referencia del Brent, una de las referencias más importantes del petróleo junto al Texas o la OPEP, es una combinación de cuatro variedades de crudo: el propio Brent, Forties, Oseberg y Ekofisk. De las cuatro variedades, el Forties es la más importante porque es la de mayor producción. Precisamente en este tipo de petróleo, Shell acumuló importantes posiciones, por momentos la mayoría del crudo disponible en un mes, según datos que recopiló Bloomberg, con lo que le proporcionó una fuerte influencia en el precio diario de la canasta de Brent y, por extensión, del universo de contratos financieros y físicos del Brent.

Shell hizo el mayor movimiento en abril cuando se aseguró 16 cargueros, cada uno de alrededor de 600.000 barriles, lo que equivale a casi el 70% del total cargas disponibles en Forties. Con tales compras, Shell obligó a sus rivales a cubrir sus propias posiciones, aunque había un claro exceso de oferta en el mercado de petróleo. Tan pronto como el contrato futuro de junio expiró, el mercado volvió a la normalidad.

El colchón de las grandes petroleras

El cruce de venta y compra de petróleo físico con el de futuro ofrece a las grandes petroleras del sector comerciar con petróleo sin importar generando miles de millones de euros. Para BP, Total y Shell ha sido un colchón fundamental el corretaje de petróleo en sus resultados ante la caída de los precios.

Bloomberg destaca que Shell cuenta con un nuevo equipo de operadores, que ha adoptado una estrategia más agresiva en las inversiones. Anteriormente, Shell fue visto por sus rivales como un comerciante tímido, con escaso interés en tomar grandes posiciones.

Shell hizo grandes compras en Forties dos veces más en 2016, después de abril, aunque el impacto en el mercado fue más pequeña. Mientras sus rivales se veían obligados a comprar o salir del mercado, la compañía utilizó las grandes adquisiciones para abastecer sus propias refinerías y clientes en Asia, según personas familiarizadas con la estrategia de la empresa.

Lea nota completa en El Economista

Related Posts

Comments are closed.

Facebook