Podrá Estados Unidos dominar el mercado de LNG

by • 24 febrero, 2017 • Mundo, SliderComments (0)

Las exportaciones de energía estadounidenses alcanzaron un nuevo máximo a principios de 2017, aportando 7 millones de barriles de crudo a los mercados del exterior, en la primera semana de febrero. En tanto, al cierre del 2016, los envíos totales de GNL desde la planta de Sabine Pass, en Louisiana, se situaron en 183,77 bcf, lo cual es alrededor de 2,9 millones de toneladas. Lo anterior significa que, en promedio, las exportaciones de petróleo crudo procedente de los Estados Unidos han alcanzado el millón de bp/d, mientras que las perspectivas de aumento de las exportaciones de GNL permanecen fuertes, con la construcción de nuevas plantas de GNL y la aprobación federal de otras.

Ahora bien, la cuestión clave es saber si la demanda de productos de exportación de los Estados Unidos es sostenible o si el mercado ya está sobrealimentado?. Algunos actores de la industria, los que tienen mayor interés en preservar el acceso a las exportaciones, están presionando a los temores de un evidente exceso de oferta.

El informe sobre las exportaciones de GNL publicado por el Departamento de Energía de los Estados Unidos indicó que la mayoría de los envíos de GNL que salían de ese país estuvieron destinados a tres países sudamericanos: Chile (10 cargos), Argentina (6 cargos) y Brasil (4 cargos). También estuvo en la lista México, que recibió 9 cargamentos. Por su parte en Asia, la India recibió 5 cargos, mientras que China, que se espera sea un gran mercado para el GNL estadounidense, recibió 6 cargos.

Según el Administración de Información de Energía (EIA),  los envíos totales a los mercados asiáticos aumentaron desproporcionadamente en el cuarto trimestre de 2016, ocupando más del 60 por ciento del total de envíos.

El hecho de que Sudamérica, en lugar de Asia, recibiera la mayor parte de los envíos de Sabine Pass sorprendió a algunos analistas en 2016. Sin embargo, la alta demanda y los precios generalmente más altos (por no mencionar la menor competencia de proveedores de GNL como Australia y Qatar), hacen del mercado sudamericano un mercado muy atractivo.

Shell, que apostó mucho en GNL cuando adquirió BG Group por 50.000 millones de dólares el año pasado, publicó su primer informe sobre la perspectiva del GNL el 20 de febrero. Naturalmente, las perspectivas eran positivas: Shell prevé un fuerte crecimiento del GNL, con un aumento del comercio total de GNL de un cincuenta por ciento en 2020. Shell cree que la demanda de GNL crecerá un 4-5 por ciento cada año hasta 2030.

Asimismo, Shell considera que las importaciones procedentes de India y China aumentarán sustancialmente en 2020, mientras que el GNL capturará más del mercado europeo del gas, capturando el crecimiento de la demanda de las importaciones de gas procedentes de Rusia. La compañía cree que el mercado de GNL, dominado por largo tiempo por contratos a largo plazo que a menudo no reflejan cambios en el precio, será reemplazado por contratos a más corto plazo. Un portavoz de Shell el 20 de febrero negó los informes de que el mercado de GNL estaba sobrealimentado.

Otros defensores del GNL están igualmente entusiasmados con las perspectivas a largo plazo de las exportaciones de energía estadounidenses. Charif Souki, fundador y ex director ejecutivo de Cheniere, que construyó y gestionó el terminal de exportación de Sabine Pass, está planeando una serie de nuevas instalaciones de GNL a través de su nueva empresa Tellurian Inc. con la reciente inversión de GE y Total, Souki confía en que los EE.UU. Actuará como ancla del mundo para los precios del GNL.

Por otra parte, la emprea BP también confía en que los EE.UU. desempeñarán un papel importante en el futuro del GNL. El pronóstico de energía ampliamente difundido predice que la oferta de GNL en los Estados Unidos crecerá 19 bcf/d durante los próximos 20 años. Suponiendo que la demanda interna de gas natural por parte de Estados Unidos continuará siendo satisfecha a nivel local, lo cual permitiría a Estados Unidos convertirse en el principal exportador de GNL del mundo, ya que la participación de GNL en el mercado total de exportación crecerá un cincuenta por ciento en 2035.

Los Estados Unidos esta previsto se convierta en el proveedor marginal del mundo, ya que los productos australianos llenarán los mercados asiáticos mientras que Estados Unidos domina Europa, Sudamérica y Centroamérica, según BP.

La EIA también se unió a la perspectiva positiva de GNL con un informe publicado el 22 de febrero en el que predijo que las exportaciones de gas serían un impulsor primordial de la producción total de gas natural estadounidense después de 2018. A pesar de las crecientes exportaciones de Sabine Pass, gas natural, pero eso cambiará, según el EIA, cuando las nuevas plantas entren en servicio en 2018 y más allá.

Mientras que las exportaciones de gasoductos a México y Canadá desempeñarán un papel también importante, las exportaciones de GNL representarán la mayor parte del crecimiento de las exportaciones en 2040. Las exportaciones netas alcanzarán los 10 bcf diarios en 2040, al tiempo que la producción total de gas natural superará el consumo en 8 bcf por día.

Si bien las preocupaciones sobre las exportaciones de crudo de EE.UU. se centran en los temores persistentes de un exceso en el mercado mundial, hecho aún más evidente por las ganancias masivas de inventario, un gran entusiasmo parece rodear las perspectivas de GNL estadounidense, así como las perspectivas para el mercado de GNL como un todo. Si esas predicciones demuestran ser exactas, y el GNL realmente supera los temores de exceso de oferta, solamente el tiempo dirá.

Por Gregory Brew

Acceda a artículo original en oilprice.com

Related Posts

Comments are closed.

Facebook