Por el gasoil, cayó la venta de combustibles

by • 1 febrero, 2017 • ArgentinaComments (0)

El consumo de combustibles se desplomó más de dos puntos porcentuales en 2016 respecto del año anterior, según datos oficiales del Ministerio de Energía de la Nación. En la provincia de Neuquén la tendencia siguió los parámetros nacionales, aunque no hay un relevamiento fino para establecer una comparación con el estudio nacional, según dijo a este medio el secretario de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Neuquén y Río Negro (Cecnern), Carlos Pinto.

El dirigente regional del sector, que es propietario de una estación de servicio en Centenario, consideró que la peor parte en la zona se la llevaron las bocas de expendio que tienen una clientela predominantemente agrícola. “La crisis de la fruta fue lo que más fuerte golpeó en esta parte del país”, expresó Pinto. Otro sector que padeció mermas más notables que el resto en el rubro de los combustibles fue el dependiente de la industria petrolera. “Los últimos cuatro meses los expendedores que tienen mayoría de clientes de ese rubro sufrieron por la crisis que atravesó, pero confiamos en que ahora viene una reactivación desde Vaca Muerta”, señaló el secretario de Cecnern.

El desempeño negativo de la venta de combustibles se dio en un escenario con caída de la economía y aumentos de precios de los productos por alrededor del 31%, muy por debajo del índice anual de inflación.

“Los consumidores en general cargan un monto fijo, con lo cual con cada aumento de precios baja la cantidad de nafta o gas oil. La carga promedio es de 400 pesos”, estimó Pinto, coincidiendo con las cifras sobre la materia que se manejan en otras provincias. El dirigente empresario explicó que la experiencia neuquina revela que inmediatamente después del último aumento de las naftas, del 8% en enero, se produjo una baja sustancial del expendio, pero luego las ventas fueron volviendo a los volúmenes anteriores, con un mínimo resentimiento.

Indicó dos factores determinantes para ese comportamiento del consumo: los que llenaron el tanque previendo el aumento y el impacto propio del incremento.

El informe de referencia, confeccionado por la cartera de Juan José Aranguren, dio cuenta de un retroceso en los volúmenes de ventas netas del 2,37%.

El diésel explica la caída

La caída se debió, según el estudio, a un derrumbe de la demanda del diesel menos refinado destinado mayormente a las actividades industriales y del agro.

La debacle en ese sector del consumo de combustibles arrastró a la baja al sector, a pesar de que el desempeño de las ventas del resto de los productos vinculados al negocio de los estacioneros se mantuvo estable cuando no demostró signos de mejoría respecto de los niveles registrados en 2015.

La información oficial reveló que en 2016 los despachos de nafta súper escalaron 0,5 por ciento; los de nafta Premium, 3 por ciento y los de diésel de máxima calidad, 6,8 por ciento, respecto del año anterior. Los números para cada producto tienen relación con las cifras de patentamientos de cero kilómetros del 2016, que presentó un aumento importante arrastrado fundamentalmente por los autos de alta gama y las camionetas 4×4.

Analizado por el portal surtidores.com.ar, el relevamiento evidenció, además, que el volumen de combustibles expendido durante el primer año de la gestión de Mauricio Macri se ubicó por debajo del que se vendió en 2013, 2014 y 2015. La recesión económica, la inflación y, particularmente, el impacto de los aumentos de precio del 31 por ciento en el año, jugaron un papel fundamental para desalentar el consumo de naftas y gasoil. Diciembre, que es el último mes considerado por el informe de la cartera nacional, no arrojó resultados alentadores para el porvenir. El resumen señala que la actividad en los surtidores no registró variaciones con relación a 2015, por razones muy similares a las citadas anteriormente, con el desempeño en el mercado del diésel 2 como principal responsable del panorama complejo para los expendedores en todo el país.

Ranking de petroleras

En el desagregado de ventas por empresa petrolera, YPF se mantuvo al tope con el 55,6 del market share, seguida por Shell con el 19,2 y Axion con el 12,7. El resto de la lista fue ocupada por Petrobras (Pampa), Oil Combustibles, Refinor, PDVSA y Dapsa. Las únicas que superaron los litros despachados en 2015 fueron Shell, Axion y PDVSA.

Crisis del GNC

En la Patagonia, una industria en extinción es la del gas natural comprimido, alegó Pinto. Los aumentos de este combustible achicaron sobremanera la brecha con las naftas y el gasoil, por lo que prácticamente dejaron de instalarse equipos en la región.

Lea nota completa en LMN

Related Posts

Comments are closed.

Facebook