Aranguren, tras sus insólitos consejos: “Jamás pretendimos indicar tiempos de uso de energía”

by • 6 febrero, 2017 • ArgentinaComments (0)

Diez minutos de microondas por día, cuatro horas de televisión y otro tanto de computadora fueron algunas de sus sugerencias para consumir menos de 300 kWh por mes. Sin embargo, señala que su intención fue dar información genérica sobre cada equipo para que los usuarios puedan ahorrar en su factura.

Luego de anunciar esta semana cuáles serán las nuevas tarifas eléctricas, que sufrirán incrementos de 148%, el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, brindó insólitos consejos para que los usuarios ahorren energía.

El funcionario recomendó, entre otras cosas, prender el televisor y la computadora sólo 4 horas al día, y usar el aire acondicionado 22 días por mes.

También llamó a los consumidores a comprar "electrodomésticos nuevos de bajo consumo". 

Sin embargo, en una columna de opinión publicada por la agencia Télam, Aranguren hizo su descargo: "Jamás pretendimos indicar los tiempos de uso de la energía" 

"En la comparación se utilizaron supuestos de base para el cálculo, ya que de otra manera resultaba imposible dar la respuesta requerida", agregó. 

Estos “supuestos”, continuó, "son una suposición de la cantidad de horas promedio de uso de cada artefacto asumiendo características comunes. Cada casa tiene una cantidad de integrantes, horas de ocupación, hábitos de consumo y circunstancias que hacen imposible trazar límites homogéneos para toda la población. Incluso, la cantidad y tipo de electrodomésticos varían también de un hogar a otro". 

"La intención fue dar información genérica sobre cada equipo para que los usuarios puedan utilizar esos datos para hacer un uso más responsable de la electricidad y, de esta manera, conseguir un ahorro en su factura a fin de mes", sostuvo Aranguren.

Según el ministro, "con la información provista, cada hogar puede analizar de manera personalizada cuál sería su consumo y donde están las mayores oportunidades de ahorro". 

"En definitiva, el uso responsable y eficiente genera beneficios individuales, en términos de reducir la factura eléctrica y los gastos del hogar; beneficios a nivel país, por reducción de las importaciones; y a nivel global porque contribuye a mitigar el cambio climático. Es cuestión de reflexión, voluntad y colaboración", concluyó. 

Lea nota completa en Iprofesional

Related Posts

Comments are closed.

Facebook