Retrasos en los proyectos de GNL de Australia podría generar un fuerte impacto en el mercado.

by • 27 enero, 2017 • Mundo, Slider, Slider 2Comments (0)

Australia aspira convertirse en el mayor exportador mundial de GNL a finales de la década, cuando se cree alcance una capacidad total de exportación de más de 86 millones de toneladas al año. Sin embargo, una serie de retrasos, problemas técnicos y excesos de costos en los nuevos proyectos podría demorar esos planes, beneficiando a otros exportadores de GNL e impactando a los precios, señaló la agencia Reuters este jueves.

Durante el 2016, Australia puso en marcha cinco nuevos trenes de licuefacción aumentando en un 63% su capacidad de licuefacción:

  • Tren 2 en Gladstone LNG de las empresas Santos, Petronas, Total y Kogas con capacidad para 3,9 millones de toneladas al año (Mtpa),
  • Trenes 1 & 2 del proyecto Australia Pacific LNG de las empresas Origin Energy, Conoco Phillips, Sinope, con capacidad combinada para producir hasta 9 Mtpa y,
  • Trenes 1 & 2 del proyecto Gorgon de las empresas Chevron, ExxonMobil y Shell, con capacidad combinada para producir hasta 10,4 Mtpa.

En total, estos nuevos trenes incrementaron la capacidad total de exportación de GNL de Australia de 36,7 Mtpa en el 2015 a 60 Mtpa a finales del 2016 

Los proyectos que se están construyendo en Australia se destacan no sólo entre los más costosos, sino también entre los más grandes y técnicamente difíciles intentados en la industria.

Actualmente, existen cuatro megaproyectos en construcción, inicialmente esperados para este año:

  • Tren 3 del proyecto Gorgon (5,2 Mtpa),
  • Trenes 1 & 2 Ichthys de Inpex, Total y Kansai (8,9 Mtpa),
  • El buque de producción de GNL flotante de Shell Prelude (3,6 Mtpa) y
  • Trenes 1 y 2 Wheatstone también de Chevron (8,9 Mtpa).

Sin embargo, al menos tres de ellos (Prelude, Ichthys y la expansión de la operación Gorgon), no comenzarán a exportar sino hasta 2018 o incluso más tarde, en lugar de 2017, señaló una fuente a Reuters.

Chevron, Shell e Inpex no comentaron sobre posibles retrasos.

Posibles retrasos en los proyectos australianos

Según información de Reuters, la firma de ingeniería CIMIC retiró esta semana su contrato para la construcción de una central eléctrica con el proyecto de Inpex, Ichthys, citando los excesos de costos.

El proyecto Ichthys, que incluye una plataforma estacionaria y un buque de producción flotante, debía comenzar a operar entre julio y septiembre de este año, pero el problema de la central causará casi con toda seguridad retrasos y costos, indicó Reuters.

Tom O’Sullivan, director de la consultora de energía Mathyos Japan señaló “Cualquier retraso en la entrega del proyecto puede tener implicaciones muy serias para Inpex. Los bajos precios del petróleo ya han afectado la posición financiera de la compañía”, dijo.

Por otra parte, Gorgon de Chevron, considerado el proyecto más costoso en la industria del GNL, comenzó las operaciones de los trenes 1 & 2 el año pasado, ha tenido problemas para aumentar la producción en línea. Dos fuentes con conocimiento del asunto dijeron a Reuters que las tripulaciones que trabajaban en la fase de expansión tenían que ser cambiadas para reparar las instalaciones operacionales, retrasando la completación del tren 3 del proyecto.

Chevron dijo que no comentaría las operaciones diarias.

Por último, los retrasos también se esperan en el proyecto flotante Prelude de Shell, el buque de producción más grande del mundo, con una longitud de medio kilómetro, que se está construyendo actualmente en Corea del Sur.

Prelude, programado para generar flujo de caja a partir de 2018, fuentes dijeron a Reuters que era improbable que Prelude produjera cualquier gas antes de finales de 2018, tal vez incluso 2019.

Oportunidad para otros exportadores de GNL 

Ahora bien, cuando los proyectos de GNL sufren retrasos, los compradores que poseen contratos a corto, mediano y largo plazo con esos proyectos no pueden recibir los suministros de GNL acordados, teniendo que buscar otros proveedores alternativos o acudir al mercado spot, generando presión y elevando los precios de los cargos vendidos en el mercado spot.

Si los proyectos de Australia se retrasan podría implicar por un lado, una oportunidad para otros proveedores de GNL, ya que los productores australianos tendrán que ir a sus rivales para cumplir con los contratos y por el otro la situación presionaría al alza a los precios.

Impacto en el mercado

Más allá de añadir a los costos, ya enormes para sus desarrolladores, los retrasos tendrán un fuerte impacto en el mercado.

Para 2017, significan un mercado más ajustado de lo que se esperaba inicialmente, con precios que ya han reaccionado.

Según Reuters, el precio de GNL vendido spot en el mercado asiático casi se duplicó entre junio del año pasado y enero de 2017, alcanzando más de 9 dólares por millón de unidades térmicas británicas, su nivel más alto desde 2014.

Los retrasos están ocurriendo justo cuando nuevos suministros están entrando en flujo en otros lugares.

Cinco proyectos de exportación de los Estados Unidos están actualmente en construcción, con un potencial de llegar a 60 millones de toneladas al año a principios de 2020.

Reuters destacó los comentarios del analista de la consultora Wood Mackenzie,  Saul Kavonic: “En promedio, se preveía que los recientes proyectos de GNL de Australia lograrían una tasa interna de retorno de alrededor del 13 por ciento” sin embargo  “Ahora sólo se prevé que se den cuenta por debajo del 8 por ciento,” agregando “Los proyectos australianos de GNL estarán compitiendo con los proyectos de los Estados Unidos, la eficiencia de costos va a ser crítica y aquí los australianos tendrán que hacer un esfuerzo serio” .

Related Posts

Comments are closed.

Facebook