La refractura de pozos, un camino elegido por YPF

by • 12 enero, 2017 • ArgentinaComments (0)

Con el petróleo por el suelo y sin demasiado margen para salir a buscar dinero a los mercados, la incorporación de tecnología para bajar costos se convirtió en un aliado clave del proyecto no convencional de YPF. Desde los yacimientos estrella de Vaca Muerta como el de Loma Campana o el Orejano, hasta los nuevos campos tight como Rincón del Mangrullo, se apunta a reducir incertidumbres y achicar los márgenes de error.

Entre el paquete de nuevas prácticas que empezó a sondear la empresa se cuenta la refractura de pozos. Se trata de una técnica que está de moda en Estados Unidos y que busca reestimular los pozos no convencionales más viejos para poder sacarles el mayor jugo posible.

Fuentes de la empresa contaron a “Río Negro Energía” que la primera refractura se planificó en El Orejano, en uno de los pozos más antiguos de ese yacimiento de gas. Se trata, aclararon, de algo experiemental, ya que hay que evaluar si los resultados finales pagan el costo de un equipo de estimulación, una de las etapas más caras y probablemente la más importante de todo el proceso.

Pero más allá de esta técnica experimental, YPF también trabaja para reducir márgenes de duda. Así, en las oficinas de la gerencia de Loma Campana, montó dos centros de monitoreo on-line que, en el medio del desierto, se parecen a una oficina de la Nasa. Desde allí controlan todo lo que pasa en tiempo real en los pozos en momentos en que se perforan.

Dentro de las tecnologías incorporadas se cuentan los perfilajes de nueva generación. Se trata de herramientas que permiten hacer una suerte de radiografía del pozo en tiempo real, para poder determinar si la trayectoria de la perforación es la indicada.

Son todos servicios que ofrecen las grandes compañías internacionales, aunque en algunos casos es YPF la que negocia de forma directa con los proveedores en Estados Unidos, tal como contó tiempo atrás a este medio el gerente regional de No Convencionales de YPF, Pablo Bizzotto.

Todas estas nuevas prácticas permitieron que la empresa baje el costo de la perforación de pozos horizontales de entre 14 y 18 fracturas a menos de 10 millones de dólares, lo que los ubica entre los más baratos de la cuenca.

Pero no sólo bajan los costos. También mejora la productividad de los pozos, ya que el manejo de los primeros meses de producción permite incrementar la extracción de petróleo y gas a lo largo de la vida de la perforación y repagar antes las inversiones.

Lea nota completa en Rio Negro

Related Posts

Comments are closed.

Facebook