opep-web4-1024x493

OPEP DECIDE EL FUTURO DEL MERCADO PETROLERO

by • 30 noviembre, 2016 • MundoComments (0)

Hoy en Viena, la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) intentará llegar a un acuerdo para reducir drásticamente la producción de petróleo con el fin de elevar los precios mundiales. (Tomemos en cuenta que el cartel de 14 países miembros de la OPEP incluye a Arabia Saudita, Irán e Irak, que representan el 40 por ciento de la producción mundial).

Está lejos asegurar que la OPEP tendrá éxito. Ya en septiembre, el cártel estableció un pre-acuerdo para restringir la producción, pero ahora su reto es dividir los recortes entre sus miembros. Y esa es la parte más delicada: mientras que todos los miembros de la OPEP se beneficiarían de precios más altos, cada país tiene se preocupará a lo interno sobre quién asumirá una mayor carga de estos recortes. Un dato relevante: dos de los miembros más importantes, Arabia Saudita e Irán, son rivales que luchan guerras de poder en todo el Oriente Medio.

Las apuestas son sorprendentemente altas: los precios globales del petróleo se ciernen actualmente en torno a los $ 46 por barril. Un buen acuerdo podría aumentar los precios a $ 55 por barril, según pronostican los analistas. Pero la falta de consenso podría hacer que los precios se bloqueen hasta por debajo de $ 40.

Esta reunión en Viena puede tener importantes repercusiones en todo el mundo, haciendo subir o bajar el precio de la gasolina para los conductores, los mercados y las economías en movimiento. Estamos a punto de ver si el más famoso cartel del mundo todavía puede influir en los mercados mundiales de petróleo  o si se pierde todo el control del mismo.

Es justo un acuerdo debido a que el mundo ha cambiado mucho en los últimos dos años. La producción estadounidense ha caído de 9,6 millones de barriles por día a 8,6 millones de barriles por día en medio de la caída de los precios. Cerca de $ 1 billón de la inversión petrolera se ha secado. Irán volvió al mercado de aceite después de que la UE y Estados Unidos levantaran las sanciones a ese país como parte del acuerdo nuclear. Y mientras tanto, Arabia Saudita se vio afectada por la caída de los precios. El país ha quemado unos $ 160 millones de dólares en reservas de divisas y se ha visto obligado a recortar los servicios sociales y salarios para compensar los ingresos más bajos del petróleo, amenazando la estabilidad en el reino.

Y ni hablar de países con alta dependencia de los ingresos petroleros como Venezuela, donde éstos fueron la base para el sustento del régimen de Hugo Chávez y se desvanecieron en el período que ejerce actualmente su sucesor, Nicolás Maduro; formando parte del compendio de causas de la grave crisis que actualmente vive la nación suramericana.

No han tomado las decisiones realmente difíciles, la de precisar cuando los recortes van a entrar en vigor, la duración de los mismos y las cuotas de cada productor. De eso se trata la reunión de hoy en Viena.

El problema con la coordinación del recorte es que todos los países de la OPEP están en una situación un poco diferente, con intereses diferentes. Irak y Libia están emergiendo de las guerras civiles, tratando de aumentar su producción, y tienden a argumentar que otros países deberían soportar la carga. Arabia Saudita no quiere ir solo en los recortes y perder demasiada cuota de mercado, e Irán está tratando de atraer nuevas inversiones para reconstruir su industria y está preocupada de que un corte demasiado empinado ahuyente a los inversores.

Se supone que todos sus miembros se beneficiarían de los precios mundiales más altos tras los recortes, porque eso significaría más ingresos para sus presupuestos. Pero ningún país quiere ser el nº 1 en la cuota de las reducciones de producción, porque eso significa perder cuota de mercado e ingresos. Todos prefieren si alguien más lleva la carga más pesada.

También se enfrentan a otro dilema más serio. Durante los últimos dos años, la caída de los precios del petróleo ha puesto un freno a la inversión en fractura hidráulica en países como Estados Unidos y Canadá. Eso ha ayudado a estabilizar los precios en torno a su nivel actual. Pero si la OPEP logra mejoras en los precios tras un posible acuerdo, podría inducir a algunas empresas de fractura hidráulica en Texas o en Dakota del Norte en EEUU (y que ahora contarían con el apoyo del presidente electo Donald Trump) para iniciar la perforación de nuevo. En ese momento, la oferta aumentaría y los precios caerían. La OPEP volvería a donde comenzó, y hasta peor porque puede perder una buena cuota del mercado.

Lo cierto es que los miembros del poderoso cartel petrolero tendrán hoy el poder de decidir a donde va a ir el mercado mundial de petróleo con un solo enunciado. Esto lo vimos en 2008, cuando los precios se desplomaron en medio de la crisis financiera y la OPEP intervino para frenar la caída.

Pero la OPEP no tiene el mismo poder que antes. Durante los últimos dos años, el cartel ha estado paralizado por la indecisión, viendo como los perforadores de esquisto estadounidenses inundan el mercado y el swing de los precios mundiales.

Lea nota completa en Energía16

Related Posts

Comments are closed.

Facebook