ge_ceo

La estrategia de General Electric en la adquisición de Baker Hughes

by • 1 noviembre, 2016 • MundoComments (0)

Jeff Immelt, presidente ejecutivo y titular de la junta de General Electric Co., promociona la compra de la firma de servicios petroleros Baker Hughes Inc., que el conglomerado industrial estadounidense confirmó el lunes, como una forma de capear el prolongado declive en el sector de hidrocarburos.

General Electric poseerá cerca de dos tercios de la nueva Baker Hughes, controlará su cúpula gerencial y consolidará sus resultados en los reportes financieros del grupo. Lorenzo Simonelli, presidente ejecutivo de GE Oil & Gas, ocupará el mismo cargo en la empresa combinada, que contará con unos 70.000 empleados y más de US$30.000 millones en ingresos anuales. El conglomerado seleccionará cinco de los nueve miembros de la junta.

La decisión de Immelt se produce después de dos años de sufrimiento en la filial petrolera, la cual registró un desplome de sus ventas y ganancias tras el colapso de los precios del crudo.

En una conferencia con inversionistas en septiembre de 2014, Immelt señaló que sus proyecciones de crecimiento dependían de un precio del petróleo de unos US$100 el barril.

GE está en medio de un plan de reducción de más de US$1.000 millones en costos de su negocio petrolero y reconoció ante los inversionistas durante su informe de ganancias del tercer trimestre que al final se quedaría sin margen para lograr más ahorros. Las ventas anuales de la filial cayeron 14% el año pasado, a US$16.450 millones.

Immelt ha reducido el negocio de servicios financieros al desprenderse de buena parte GE Capital. Sin embargo, en sus 15 años al mando del coloso industrial, no le ha temblado la mano a la hora de vender negocios industriales clave. Entre ellos figura la división de electrodomésticos, que vendió a la empresa china Haier Group este año por US$5.400 millones, y GE Plastics, que vendió en 2007 por US$11.600 millones.

La escisión del negocio de hidrocarburos de GE dejará atrás a un actor industrial más pequeño, con alrededor de US$100.000 millones en ingresos anuales, que está enfocado principalmente en cuatro negocios: motores de avión, turbinas eléctricas, escáneres médicos y locomotoras. Junto con la transacción, GE anunció que venderá su negocio de tratamiento y sistemas de procesamiento de agua, GE Water.

La compra de Baker Hughes fue una oportunidad para “completar estratégicamente el negocio”, dijo Immelt a inversionistas durante una conferencia telefónica el lunes. Los ejecutivos de GE dijeron que esperaban una lenta recuperación en los precios de la energía. La expectativa es de un barril en entre US$45 y US$60 hasta 2019.

La estrategia de GE en el sector petrolero no se basa en buscar un repunte oportuno de los precios del crudo, añadió Immelt, sino en el desarrollo de equipo avanzado para una industria que “se va a volver más sofisticada técnicamente a medida que pasa el tiempo”.

“A eso es lo que hemos estado apostando todo el tiempo”, subrayó. “Así que cuando esta oportunidad se presentó era absolutamente lógico tomarla para los inversionistas de las dos empresa y para nuestros clientes”. La empresa combinada será “mucho más resistente a los ciclos”, dijo el presidente ejecutivo de Baker Hughes, Martin Craighead.
La combinación con Baker Hughes les dará a los ejecutivos un nuevo objetivo para la reducción de costos, y GE dijo el lunes que ya ha apuntado a US$1.200 millones en recortes hasta 2020 en la compañía combinada.

Los accionistas de GE, incluido Trian Fund Management LP, acogieron con beneplácito la transacción. Las acciones de GE cayeron 0,41% para cerrar en US$29,10, mientras que las de Baker Hughes descendieron 6,29%, a US$55,40. Ambas empresas cotizan en la Bolsa de Nueva York.

“Trian cree que la combinación tiene una fuerte lógica industrial”, dijo una portavoz del fondo, que el año pasado adquirió una participación en GE. “Trian también aplaude a GE por haber estructurado una transacción atractiva que debiera manifestarse en un múltiplo de valuación superior para los activos de petróleo y gas de GE”.

Como parte de la transacción, GE pagará US$7.400 millones para financiar un dividendo especial para los accionistas de Baker Hughes. Esos fondos provendrán de aproximadamente US$20.000 millones de endeudamiento que el conglomerado planea añadir a su balance y que algunos inversionistas esperaban ver destinado a la recompra de acciones.

Por Ted Mann

Lea nota completa en WSJ

Related Posts

Comments are closed.

Facebook