gutierrez-neuquen

Gutiérrez y un barril criollo a medida

by • 3 noviembre, 2016 • ArgentinaComments (0)

A los técnicos del Ministerio de Economía de Neuquén les vendría bien un oráculo. Cada año, cuando elaboran el presupuesto provincial, deben pronosticar cuánto costará el petróleo en el ejercicio siguiente, todo un arte en momentos de alta inestabilidad a nivel global y en un país donde los precios se negocian en un escritorio con la venia del gobierno.

El Presupuesto 2017, que fue presentado esta semana por el gobernador Omar Gutiérrez, no fue la excepción. Hasta última hora estuvo abierta la línea que le ponía un precio al barril criollo, ese artificio local que quedó bajo fuego cruzado y cuyos días parecen contados. El número final fue de 63 dólares, unos 3 menos que el precio local actual, pero más de 17 dólares arriba de la cotización del WTI de ayer.

No es para menos. Cada dólar que baje el precio de venta interno del petróleo neuquino implicaría una pérdida de 82 millones de pesos en regalías. Si el barril provincial se empalmara directamente con el internacional –algo que evalúa el ministro de Energía Juan José Aranguren–, el déficit para el 2017 se dispararía un 72%. Hay nada más y nada menos que 1.400 millones de pesos en juego.

Claro que existen escenarios intermedios, como que el barril criollo baje de forma paulatina, para ubicarse más cerca de los 60 dólares, lo que atemperaría la pérdida. A su vez, es posible que el barril internacional, hoy en los 47 dólares, también suba, achicando la distancia. Los técnicos de Economía, cartera que dirige Norberto Bruno -hombre formado en el sector petrolero- lo ubicaron en un promedio de 55 dólares.

Para colmo, la producción de petróleo Medanito –el tipo que sale del subsuelo provincial– caerá un 2% el año que viene. El impacto será mayor en los bloques más viejos y por eso también cae el monto del canon extraordinario de tres puntos que se acordó en la última renegociación de contratos. Por este último concepto ingresarán 652 millones de pesos.

Y en el tren de sumar problemas, hay que agregar la caída de un aliado histórico de Neuquén: el tipo de cambio. En los anteriores ejercicios, la devaluación permitió evitar un derrumbe en las regalías. De hecho, la salida del cepo a poco de asumir Mauricio Macri engordó la billetera en pesos de la provincia, porque las regalías, si bien se pagan en moneda local, se calculan en billetes verdes.

Para el año que viene se espera una devaluación del 15% promedio, que sin embargo no logrará compensar las regalías petroleras, que caerán en términos reales: el año entrante se cosechará por esta vía 5.217 millones de pesos, contra los 4.600 con los que seguramente terminará este año.

Frente a un escenario de inminencia de la baja del crudo local, ¿por qué Gutiérrez eligió tasar en 63 dólares el petróleo local? Probablemente sea una estrategia para justificar el ajuste en los primeros meses del año entrante, si es que el barril criollo baja. Justo cuando arrancan las paritarias.

El gas al rescate

Si el petróleo traerá dolores de cabeza para el año que viene, el gas aparece como un bálsamo para las cuentas provinciales. Por primera vez en un cuarto de siglo, las regalías que paga el fluido superarán a las de crudo. Y lo harán con creces: reportarán 7.123 millones de pesos, un 36% más que sus hermanas hidrocarburíferas. Otro número alcanza para graficar el radical cambio que surge como fruto de los tarifazos y la devaluación de diciembre pasado: para este año, la provincia había presupuestado apenas 2.867 millones de pesos en regalías gasíferas, un tercio de lo que espera recibir en el 2017.

En el caso del fluido, el cálculo de su precio ya no es tan complicado. A partir de la nueva tarifa que comenzó a regir en octubre, y de una proyección sobre quiénes serán los compradores del producto neuquino –los hogares, las industrias, las generadoras o las estaciones de GNC–, la provincia estableció que el precio promedio de venta rondará los 4,35 dólares el millón BTU.

El número está por debajo de los 5,10 dólares promedio que había anunciado Gutiérrez tras la aplicación del último tarifazo. No es que cambió de parecer. Es que el número presupuestado no incluye los subsidios que reciben las operadoras por el denominado Plan Gas, que lleva el millón de BTU a 7,5 dólares, y que, promediados con el valor real de venta, arrojan el número definitivo.

Neuquén cobra un 12% de esos subsidios, pero no como regalías, sino como un aporte extraordinario que hacen las empresas y que termina liquidando el gobierno nacional. Fue luego de una larga y tensa batalla entre el gobierno de Jorge Sapag y las operadoras.

El problema es que este concepto no se liquida de forma directa como las regalías, sino que su pago es bastante discrecional. A tal punto que la provincia aún no recibió lo que corresponde al 2016, como tampoco lo hicieron las petroleras. Es una millonaria deuda que aún mantiene el gobierno nacional.

Por este concepto, Neuquén espera recibir en el 2017 unos 1.306 millones de pesos, un 30% más de lo que esperaba obtener este año.

Los tres barriles

  • u$s 63 es el precio que el gobierno proyectó para el crudo local en el 2017, cuatro dólares menos que el número actual.
  • u$s 55 calcula que costará el WTI en promedio el año entrante, 10 dólares menos que la cotización de ayer.
  • u$s 45 cotizaba al cierre de esta edición el petróleo de Estados Unidos. Cayó 7 dólares en menos de 10 días, a la espera del recorte de la OPEP.

Pronóstico 2017

El sube y baja

  • Petróleo. Se proyecta una producción de 17.200 metros cúbicos día, un 2%, menos que la de este año.
  • Renta extraordinaria. Se espera otro año sin cobrar el punto extra de regalías que se activa cuando el crudo supera los 78 dólares.
  • Menos inversiones. Según la ley presentada por el Ejecutivo, los desembolsos de capital de las operadoras este año se derrumbaron un 33% .
  • El gas se dispara. Los ingresos por regalías serán de casi el triple de lo presupuestado para este año.
  • Más producción. Gracias al tight y al shale, la producción del fluido será de 20.912 millones de metros cúbicos, un 7% más que en el 2016.
  • Sigue el Plan Gas. Durante el 2017, y como fruto de la producción incremental, la provincia espera recibir un 30% más de aportes debido a este programa.

(Por Roberto Aguirre)

Lea nota completa en Río Negro

Related Posts

Comments are closed.

Facebook