cigueña

El utópico acuerdo de la OPEP: Arabia Saudí tendría que sacrificar 1 millón de barriles de petróleo por día

by • 26 octubre, 2016 • MundoComments (0)

Queda poco más de un mes para la reunión de la OPEP y el papel que va a jugar cada país para recortar la producción de forma conjunta sigue en el aire. Varios países podrían quedar fuera del acuerdo, lo que les permitiría seguir produciendo a los niveles actuales o incluso por encima, mientras que los países que sí sellarán el recorte tendrán que reducir su parte de producción y la de los países que no se adhieren al recorte. Por ejemplo, Arabia Saudí tendría que reducir su producción en un un millón de barriles al día.

La escasa confianza en el acuerdo alcanzado el 28 de septiembre en Argelia se ve reflejada en el comportamiento de los futuros de petróleo. Los futuros de entrega para diciembre caen cerca de un 2%, el petróleo Brent lucha por mantener los 50 dólares el barril tras haber superado los 53 dólares pocos días después del acuerdo. El crudo ha vivido un rally alcista desde el 28 de septiembre que se ha ido desinflando a medida que los analistas iban demostrando la complejidad ejecutoria del plan de la OPEP. El cártel ha extraído en septiembre unos 33,4 millones de barriles por día, mientras que la nueva cuota pretende poner un límite en 32,5 millones. 

Países que no entran en el acuerdo

Irán ha repetido en varias ocasiones que no congelará su producción de crudo hasta que alcance los 4 millones de barriles por día (bpd). Teherán quiere recuperar la cuota de producción que tenía dentro de la OPEP antes de las sanciones internacionales impuestas en 2012. Ahora mismo este país bombea unos 3,7 millones bpd. 

Otra fuente de discordia es Irak, el segundo mayor exportador de la OPEP, que también rechaza su adhesión al acuerdo. Desde Bagdad alegan que la guerra contra el Estado Islámico es muy cara y necesitan recursos para mantener la economía del país viva, por lo que no piensan bombear menos de los 4,5 millones bpd que están extrayendo en la actualidad. 

Por último, Nigeria y Libia tampoco recortarán su extracción de oro negro, es más, la intención de estos dos países es incrementar su producción hasta que alcance niveles que sus dirigentes consideran normales. 

Libia ya ha elevado su producción de petróleo a 500.000 barriles diarios, apenas un mes después de que tropas afines al Parlamento de Tobruk conquistaran los principales puertos petroleros de la nación. El país , que estaba produciendo unos 350.000 barriles al día en verano, ahora quiere aprovechar la flexibilidad ofrecida por la OPEP a este país para recuperar los niveles de producción de 2013, cuando bombeaba cerca de 1 millón de bpd.

El esfuerzo del resto

Para lograr el recorte anunciado, los países del Golfo Pérsico dentro de la OPEP (Kuwait, Qatar, Arabia Saudí y Emiratos Árabes) tendrían que repartirse el mayor peso del recorte, no sólo porque entre esos cuatro países producen unos 17 millones de bpd, sino porque es la región que cuenta con un colchón fiscal más grueso, sobre todo si se compara con los países de Sudamérica y de África que integran la OPEP. 

Según cálculo realizados por Bloomberg, Arabia Saudí tendría que recortar en el peor de los casos alrededor de 1,2 millones bpd, lo que supondría reducir de golpe su producción en un 10%. Mientras que Emiratos Árabes Unidos, y Kuwait recortan casi 300.000 bpd y Qatar unos 80.000. 

Por otro lado, se encuentra Venezuela, Ecuador, Angola, Argelia, Gabón e Indonesia, cuya ayuda para lograr el objetivo marcado por la OPEP fue asegurada el 28 de septiembre en Argel, pero aún falta por ver que cantidad asume cada país. 

Por último aparece Rusia, que no forma parte de la OPEP, pero cuya colaboración es fundamental para lograr estabilizar el precio del crudo. La respuesta del mayor productor de crudo del mundo ha sido muy confusa. Vladimir Putin, presidente de Rusia, aseguró que su país está dispuesto a congelar e incluso recortar la producción de petróleo junto a la OPEP. No obstante, Igor Sechin, presidente de Rosneft (petrolera estatal rusa), ha señaló lo contrario al asegurar que su empresa no tiene por qué sumarse al acuerdo de la OPEP.

El 30 de noviembre se celebra en Viena la reunión en la que se deben repartir las tareas para ejecutar el acuerdo de la OPEP. Por ahora, cada día que pasa parece más complejo que todos esos países colaboren de forma decisiva y real para "equilibrar el mercado de petróleo", como ellos mismos dicen.

(Por Vicente Nieves)

Lea nota completa en El Economista

Related Posts

Comments are closed.

Facebook