Off-Shore_13

Las petroleras cambian sus estrategias de exploración y reducen gastos

by • 28 octubre, 2016 • Mundo, SliderComments (0)

En junio, el gigante petrolero BP PLC anunció el que consideraba un “importante” nuevo descubrimiento en Egipto, aunque resultó solamente un hallazgo modesto de gas natural que ni siquiera entra en el ranking de los principales 50 descubrimientos de 2012.


El hecho de que BP y su socio Eni Spa lo calificaran de un gran éxito demuestra el momento en que se halla la industria petrolera.

Durante años, las grandes empresas de petróleo y gas emplearon crecientes sumas de dinero para buscar descomunales reservas en emplazamientos difíciles. Pero sus resultados recientes han sido irregulares y al conjunto de grandes hallazgos le ha seguido el desplome de los precios del petróleo que comenzó en 2014. Esto ha llevado a las compañías a reducir costos y abandonar la exploración cara y de alto riesgo.

El gasto en exploración petrolera mundial el pasado año fue el menor desde 2007. Se ha descubierto menos gas y petróleo convencionales (en contraposición a los recursos que se hallan en las arenas bituminosas y el esquisto) el los últimos dos años y medio que en 2012, según la consultora con sede en Edimburgo Wood Mackenzie.

Y las petroleras probablemente seguirán mostrando presión en sus presupuestos para exploración cuando anuncien sus resultados del tercer trimestre la próxima semana, según los analistas.

Algunos en el sector consideran que el descenso del gasto en exploración acabará contribuyendo a una escasez de petróleo, y una subida, por tanto, de los precios del crudo. El ministro de Energía de Arabia Saudí, Jalid al-Falih, dijo en una conferencia sobre petróleo en Londres este mes que la falta de inversiones derivada de los bajos precios del petróleo en los últimos dos años provocará “un periodo de escasez del suministro”.

Otros creen que se trata de la nueva norma, en la que los gigantes como BP o Royal Dutch Shell PLC centrarán cada vez más su exploración en reservas de menor riesgo y más accesibles y gastarán una parte del dinero que solían emplear en exploración en comprar recursos ya descubiertos a empresas más pequeñas.

A medida que en la década de 2000 aumentaba el gasto en exploración ante los elevados precios y la creciente demanda asiática, el éxito de esas empresas no estaba a la altura. Dejando aparte las fuentes no convencionales, los volúmenes anuales de petróleo y gas descubiertos han descendido de manera constante desde 2010, según datos de Wood Mackenzie.

Mientras las grandes empresas perforaban pozos secos, las empresas pequeñas bombeaban cantidades crecientes de petróleo de esquisto, lo que contribuyó a provocar el desplome de los precios del crudo en 2014.

Las grandes empresas respondieron con grandes recortes. BP, Eni y sus rivales redujeron el gasto en exploración un 35% en 2015 respecto a 2013, según datos de Wood Mackenzie. Muchos proyectos se centran ahora en perspectivas de menor rentabilidad y menor riesgo porque las empresas confían en lograr crecientes ganancias cerca de infraestructura ya existente que pueden poner en funcionamiento de manera rápida y barata.

BP ha reducido el gasto en exploración desde los US$3.500 millones en 2013 a en torno a US$1.000 millones este año. Y Eni --uno de los grandes exploradores con mayor éxito la década pasada-- tiene como objetivo descubrir 1.600 millones de barriles entre 2016 y 2019 a un costo de US$2,30 por barril. Y eso después de que Eni hallara 11.900 millones de barriles a un costo por unidad de US$1,20 en los últimos ocho años.

Se trata de un importante cambio para las grandes petroleras, que habían diseñado sus estrategias de exploración para encontrar el suficiente petróleo y gas convencionales para sustituir todos los barriles que bombean anualmente, señala Andrew Latham, vicepresidente de análisis de exploración en Wood Mackenzie.

Ahora, su exploración convencional parece “diseñada para añadir cerca del 50%” de lo que producen, lo que les obliga a depender de fuentes no convencionales como el esquisto y de adquisiciones de los recursos de otras empresas para mantener la producción, agrega Latham.

Wood Mackenzie dice también que pese a los grandes recortes de costos, el número de pozos de exploración completados el pasado año sólo se redujo un 11% en comparación con la media de los últimos cuatro años. Esto se debe a que las empresas perforan pozos más eficientes.

Por Sarah Kent

Lea nota en WSJ

Related Posts

Comments are closed.

Facebook