dollar-1

La Reserva Federal enfrenta una encrucijada inflacionaria

by • 19 septiembre, 2016 • MundoComments (0)

La mayoría de los funcionarios de la Reserva Federal de Estados Unidos concuerda en que la economía ya alcanza o está muy cerca de lograr lo que los economistas consideran pleno empleo, la tasa por debajo de la cual la inflación empieza a subir.

Las discrepancias, no obstante, giran en torno a lo que debería ocurrir después.

En momentos en que la desocupación se halla por debajo de 5% y la creación de empleos se modera, uno de los debates clave en la reunión de política de esta semana será cuánto más puede el banco central dejar que caiga el desempleo sin generar riesgos de una aceleración de la inflación.

Por un lado hay funcionarios, incluyendo miembros de la junta de gobernadores como Lael Brainard y Daniel Tarullo, que creen que hay margen para una mejora del mercado laboral. Permitir que el desempleo siga bajando de su nivel actual de 4,9% les daría a más estadounidenses —especialmente a las minorías étnicas— la oportunidad de regresar a la fuerza laboral y compartir las ganancias de la expansión, dicen.

El contraargumento de funcionarios como John Williams, presidente del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, es que dejar que la desocupación baje demasiado podría provocar un alza de los precios, lo que obligaría a la Fed a elevar las tasas de interés de corto plazo más rápido de lo que quisieran. Eso podría dar lugar a un bajón que golpearía con más fuerzas a las minorías étnicas.

“Entiendo el deseo de intentar ayudar a todos en la economía”, dijo Williams el 6 de septiembre en Reno, Nevada. “Pero pienso que tener una economía sobrecalentada por demasiado tiempo genera el riesgo (...) de crear las condiciones que luego podrían llevar a una recesión que desbarate todo eso”.

Las veces que ha enfrentado alzas de la inflación en el pasado, la Fed no ha tenido un gran desempeño a la hora de combatirlas sin causar un gran aumento del desempleo.

En los años 60 y principios de los 70, el banco central dejó que la tasa de desocupación cayera por debajo de las estimaciones de pleno empleo. Varios golpes inflacionarios y las severas recesiones que les siguieron han dejado a los funcionarios renuentes a poner a prueba ese umbral, pese a que hay poca evidencia de presiones inflacionarias.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, ha expresado empatía por ambos bandos, y acotó en un discurso en marzo que el banco central podría estar equivocado en su estimación del nivel de pleno empleo. La estimación media entonces era de 4,8%, y ella dijo que el nivel real probablemente era más bajo. Por lo tanto, “podría hacer falta un nivel de desempleo más bajo para eliminar por completo la capacidad ociosa en el mercado laboral, impulsar un crecimiento más rápido de los salarios, y devolver la inflación a nuestra meta de 2%”.

Ante las discrepancias sobre si subir las tasas o no, la Fed se inclina por dejarlas sin cambios en su reunión del martes y miércoles. El banco central ha mantenido su tasa de referencia a corto plazo entre 0,25% y 0,5% desde diciembre.

El debate al interior de la Fed tiene lugar en medio de la creciente presión de legisladores progresistas y activistas laborales, que instan al banco central a no subir las tasas en los precisos momentos en que los afroamericanos, los hispanos y otros trabajadores de bajos ingresos empiezan a notar progresos económicos.

Por KATE DAVIDSON

Lea nota en WSJ

Related Posts

Comments are closed.

Facebook