Añelo-Diaz

La economía de Añelo se desinfló junto con la crisis del petróleo

by • 5 septiembre, 2016 • ArgentinaComments (0)

En pocos meses, el ritmo acelerado de Añelo se volvió lento y el pueblo quedó en periodo de latencia, a la espera que se reactive la industria del petróleo. La actividad en comercios, inmobiliarias, kioscos y hoteles cayó entre un 50 y un 70 por ciento, según la gente que trabaja allí. Hay desempleo, menos gente en la calle, pero confían en que se recuperará.

“Las ventas caen terriblemente desde hace varios meses. En el último mes fue peor y además aumentaron los precios”, comentó Marcela la dueña del almacén La Escalerita. Dijo que en otro momento tenían muchas cuentas de las empresas, que ya no tienen. A su vez, trabajar sólo con la gente del pueblo es poco rentable, porque hacen el pedido del mes en algún mayorista de Neuquén que tienen mejores precios.

En el Hospedaje Añelo, su dueño comentó que están a un 50 o 60 por ciento de lo que venían trabajando. “Vaca Muerta es muy bueno para los comercios del pueblo pero hay que saber aguantar los bajones”, dijo el dueño del lugar.

En la inmobiliaria del centro, Solange explicó que desde noviembre está todo parado. “En lo que es alquileres rescindieron los contratos, se fueron. Los precios siguen iguales, tenemos más oferta pero no tenemos demanda. Creo que cayó un 50%, acá se siente muchísimo”, dijo.

La joven contó que hace 11 años vive en la localidad y vivió todos los parate de Añelo. “Para mi es normal. Hace tres años no hubo trabajo, había dos empresas, desocupados, y después vino el boom. Este año está perdido, trabajamos con una sola empresa que es la que está haciendo la obra eléctrica”, dijo Solange.

Por las calles corren pocos autos y camionetas y los pobladores contaron que hace unos meses estaban intransitables. Facundo abrió el kiosco que está enfrente de la plaza hace cuatro meses y contó que al no haber vivir el boom, no lo vive con dramatismo.

“Cuando vine por primera vez, no podía creer el caudal de gente. Los clientes dicen que está todo mal, pero algo se labura. Yo veo gente desempleada, pero también muchos no quieren agarrar laburo que no sea petrolero”, dijo.

Para Marina, que se fue de Rincón porque le ofrecieron trabajo en una empresa de Servicios y nunca le salió, es fácil explicarlo. “Es muy caro vivir acá. Para un empleado de comercio el sueldo es de 10 mil y el alquiler es de 7 mil”, dijo.

En el pueblo se ve que se está construyendo el hospital, dos jardines de infantes y hay varias obras en marcha. Hace poco, el intendente Darío Díaz contó que se sigue trabajando en mejorar Añelo aunque el desempleo se siente. “Sabemos que es cíclico y se va a reactivar en algún momento. La preocupación más grande es la desocupación que se genera por la falta de inversión en el yacimiento. Son obras grandes que se terminan y van quedando trabajadores parados”, dijo el intendente.

A su vez, los consultados coincidieron en que, en el último tiempo aumentó mucho la inseguridad en el pueblo. “Cuando no hay trabajo vienen robos”, dijo Solange.

Lea nota completa en Río Negro

Related Posts

Comments are closed.

Facebook