soga

Por la crisis y la inseguridad, China replantea su relación con Venezuela

by • 13 septiembre, 2016 • Mundo, Slider, Slider 2Comments (0)

China pasó la mayor parte última década forjando una alianza estratégica con Venezuela, un país con unas de las reservas de crudo más grandes del mundo y liderado entonces por un presidente socialista, el fallecido Hugo Chávez, quien además de admirar a Mao Zedong ansiaba hacerle contrapeso a la influencia de Estados Unidos en América Latina.

Actualmente, enfrentado a una montaña de cuentas sin pagar y una creciente inseguridad para sus ciudadanos y empresas con oficinas en Venezuela, el gobierno chino ha emprendido un amplio replanteo de su alianza con un país al que le ha prestado US$60.000 millones.

Como resultado de ello, parece poco probable que Venezuela obtenga nuevos préstamos significativos de China, planteando la posibilidad de recortes de gastos más profundos y más escasez en el país petrolero o una cesación de pagos sobre más de US$110.000 millones en deuda del gobierno y de la petrolera estatal PDVSA.

El enviado de Beijing en Caracas expresó preocupaciones sobre seguridad y el pago de deuda de Venezuela durante reuniones de emergencia que sostuvo entre abril y junio con una decena de representantes de empresas estatales chinas, según cuatro directivos de esas compañías.

El consenso fue que no se iba a invertir nuevo dinero”, dijo uno de los ejecutivos. “El mensaje fue claro: déjenlos caer”, dijo el directivo. El ejecutivo agregó que las empresas chinas estaban trasladando a sus empleados a Colombia y Panamá por razones de razones de seguridad y porque muchos proyectos liderados por China estaban en un punto muerto.

Desde febrero, al menos tres legisladores de la oposición venezolana y otros consultores han sido invitados a Beijing por el Partido Comunista de China para discutir sobre un gobierno de transición y un plan de recuperación para darle la vuelta a la economía de peor desempeño del mundo, según varias personas al tanto de las conversaciones. El Fondo Monetario Internacional estima que la economía venezolana se contrajo en casi 6% el año pasado y que este año tendrá un crecimiento negativo de 10%.

Venezuela aún le debe a China US$20.000 millones de los US$60.000 millones que le prestó, según las fuentes, y al país asiático le preocupa la corrupción y la malversación de los fondos destinados al desarrollo. También busca una garantía de que sus inversiones en el país latinoamericano sean respetadas por la oposición en medio de un rápido deterioro de la situación, con disturbios diarios por alimentos y delincuencia rampante.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China negó en una declaración escrita que esté reconsiderando su relación con Venezuela. Agregó que el gobierno chino ha recordado repetidamente a sus ciudadanos y empresas en el país que estén más atentos sobre los riesgos de seguridad. Los préstamos que entidades financieras chinas han proporcionado, señaló, fueron motivados por razones comerciales y han arrojado beneficios prácticos para las dos partes.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela no respondió a solicitudes de comentario. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, le dijo recientemente a una delegación de empresarios chinos: “Valoramos mucho esta extraordinaria, histórica relación con la República Popular China”.

Los riesgos de seguridad están aumentando para los expatriados chinos, una comunidad de comerciantes que desde hace tiempo está establecida en el país. Este grupo se ha convertido en blanco de secuestradores y bandas extorsivas, lo que ha llevado a que muchos dejen el país.

Venezuela tiene la segunda tasa de homicidios más alta del mundo, según el Observatorio Venezolano de Violencia, un grupo independiente. Muchos trabajadores estatales chinos recién llegados raramente se atreven a salir de donde viven y trabajan.

“En todos los niveles en China hay una gran preocupación de lo que está pasando en Venezuela y el entendimiento de que un cambio en el gobierno es necesario”, dijo una persona al tanto de las conversaciones en Beijing.

La forma en la que China mueva sus cartas en Venezuela podría tener ramificaciones a lo largo de América Latina y África, donde países ricos en recursos naturales acudieron a la financiación china durante el auge de las materias primas, dijo Diego Moya-Ocampos,analista de la firma consultora de riesgo IHS. “Están reexaminando ahora los riesgo políticos y de cesación de pagos de modo que no queden tan vulnerables como quedaron en Venezuela”.

La reservas en dólares de Venezuela, a US$11.800 millones, se encuentran en un nivel más bajo en 13 años, mientras el presidente Maduro hace lobby entre sus aliados en busca de ayuda. Conversaciones bilaterales realizadas en agosto en Caracas produjeron un compromiso de China de apenas unas miles de camionetas y camiones para ayudar a Venezuela a aliviar la escasez, pero no grandes préstamos.

“Hubo muchas razones por las que China se apresuró a establecer una relación con Venezuela, pero ahora la cuestión es: ‘¿Cómo salimos de este embrollo?’”, dijo R. Evan Ellis, profesor de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos, y que sigue de cerca las relaciones de China en la región.

Durante las reuniones en China, la oposición venezolana garantizó que los préstamos de Beijing serán reconocidos, con la esperanza de mantener la puerta abierta a más crédito si y cuando un nuevo gobierno llegue al poder, dijeron fuentes al tanto. “No podemos perder esta relación privilegiada que hemos desarrollado con China”, dijo una de las fuentes.

El gobierno chino y la oposición venezolana quieren aumentar la transparencia de los acuerdos de inversión y someterlos a aprobación tanto del ejecutivo como de la Asamblea Nacional, controlada ahora por la oposición, una apuesta para asegurar la sobrevivencia en caso de que la oposición llegue al poder.

Por KEJAL VYAS

Lea nota completa en WSJ

Related Posts

Comments are closed.

Facebook