brasil flag

Gobierno de Temer relega a Petrobras y quiere reducir a la mitad el contrato de gas con Bolivia

by • 20 septiembre, 2016 • Latinoamérica, SliderComments (0)

En un giro abrupto a la tradicional política energética bilateral, el gobierno del presidente Michel Temer afina una estrategia para relegar la participación de Petrobras en el mercado brasileño y perfila un nuevo contrato por la mitad del volumen de gas natural que actualmente importa de Bolivia, además de otros tratos menores con consumidores privados.

El Gobierno Federal de Brasil viene considerando en firme la creación de un Operador Nacional del Mercado del Gas, similar al Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS) que controla actualmente su flujo de energía. De este modo, el Ejecutivo podrá controlar y regular el mercado del gas del vecino país, según informó la Folha de Sao Paulo.

Ya se informó al mercado que Brasil no renovará totalmente el contrato de importación de gas de Bolivia, que expira en 2019”, subraya la investigación de la periodista Nicola Pamplona que cita fuentes gubernamentales creíbles que participan de las tratativas iniciadas hace varias semanas.

De acuerdo a los informes anticipados, “la expectativa es que la compañía reduzca a la mitad el volumen contratado con el país vecino (Bolivia), actualmente de 30 millones de metros cúbicos por día (MMmcd), equivalentes al 37,5 por ciento del consumo diario del Brasil”.

“En medio de las negociaciones sobre la renovación del contrato de importación (de gas) con Bolivia, la estatal brasileña ha señalado que no va a tomar más la delantera en la mesa de negociación y será, del gobierno y los actores de la industria, la tarea de negociar, directamente, con los bolivianos, la extensión de los contratos que expiran en 2019”,  expuso, el periódico Valor Económico del Brasil, ya hacia fines de julio.

Según este medio, la idea de Petrobras es no asumir más los riesgos de importación de Bolivia pues en la actualidad es quien compra y entrega gas a los distribuidores brasileños, asumiendo no solo la tarea de asegurar el abastecimiento del mercado interno sino también los riesgos asociados con la cláusula “take or pay” del contrato que establece volúmenes mínimos de compra de gas de 24 MMmcd.

Actualmente, la estatal brasileña sustenta prácticamente el monopolio de la producción y el transporte de combustible y gestiona los flujos de gas entre los campos de producción y los mercados de consumo, a través de su centro de control y operaciones en Río de Janeiro.

Otros contratos    

En Brasil, las principales entidades de regulación energética, avanzan analizando la factibilidad de autorizar directamente a los distribuidores de gas natural y a las grandes industrias de consumo, la negociación de nuevos contratos de consumo para el gas boliviano.

Los distribuidores de gas y las industrias de consumo se preparan para negociar directamente los contratos con el Gobierno de Bolivia, para la próxima década”, apunta el diario paulista.

Los consumidores Sulgás (RS), SCGás, Compagas (PR) y MSGás (MS) ya han comenzado a organizarse para negociar con Bolivia. “Hoy en día tenemos una relación comercial con un suministrador, Petrobras. A partir de 2019, habrá otros jugadores como YPFB”, acota Cosme Polese, presidente de SCGás.

En este sentido, los contactos con Bolivia comenzaron hace meses e involucran también al Ministerio de Minas y Energía.  
Rudel Trindade, presidente de MSGás, ve conveniente que el acuerdo con los bolivianos avance rápidamente. “Nuestros clientes están pidiendo más gas. Es por eso que estamos trabajando para tener lo más antes posible una definición. Para asegurarse que el cliente pueda firmar un contrato durante muchos años, a un precio tal, mejor”, subrayó.

Salida de Petrobras

En Brasil se alistan una serie de cambios para “preparar el mercado para la salida de Petrobras del sector”, en el marco de un millonario plan de desinversiones que se viene ejecutando mediante una serie de recortes, venta de activos y negocios, dentro y fuera de Brasil.

En paralelo, el Estado brasileño viene “negociando la venta de sus terminales de la red de gasoductos y la importación de gas”.

Nuevo operador

La idea de introducir el operador del gas, en consenso con el mercado está relacionada a la necesidad de reducir los riesgos para los nuevos proveedores, según trascendió de las negociaciones que hasta ahora se llevan adelante, en reserva.
Las directrices para ejecutar el paquete de nuevas medidas en Brasil serán presentadas al mercado a fines del mes de septiembre, mediante una propuesta de resolución del Consejo Nacional de Política Energética (CNPE).

“En un entorno con múltiples operadores y proveedores de gas, se necesita un sistema de organización”, indicó el consultor Marcio Balthazar de Gas Natural quien adujo que el futuro operador además de configurar los flujos de gas, de acuerdo con los contratos, actuaría como centro de intercambio y coordinación de las operaciones de compra y venta.

“Una empresa va a inyectar gas a Rio (de Janeiro) para la venta a los clientes en Río Grande Do Sul, pero no es el mismo gas para llegar allí. Tienes que tener a alguien para administrar esta compensación”, ejemplificó el experto.
En concordancia, la Asociación Brasileña de Grandes Consumidores de Energía (ABRACE), anticipa que otra misión de la nueva entidad será regular y garantizar el acceso no discriminatorio de los nuevos proveedores al gasoducto, además de planificar la expansión a la red de ductos.

Lea nota completa en Hidrocarburos Bolivia

Related Posts

Comments are closed.

Facebook