cuba

La merma del petróleo chavista impacta cada oficina de Cuba

by • 1 julio, 2016 • LatinoaméricaComments (0)

El pasado martes 28 de junio; las empresas, industrias, ministerios y organismos miembros del sistema gubernamental cubano, amanecieron con una truculenta, aunque recurrente, noticia. La reducción en un 50% del suministro de combustible.

De la medida se había comentado en varios medios oficiales y se estaba estructurando desde principios del mes en curso, cuando se le comunicó a todos los directores de empresa que, debido al normal incremento de la demanda energética nacional prevista para los meses de verano, y al déficit de combustible, se aplicarían medidas para reducir el consumo en no más de un 20 por ciento. Pero al ser más de lo esperado y muy superior a la cifra calculada, se armó la algarabía. La paralización parcial y/o total de varias entidades estatales.

La reducción y optimización de gastos en el sistema estatal de la isla se convirtió en tema estratégico, y en la situación actual, el gobierno cubano pretende ajustarse el cinturón tomando decisiones extremas como quien no duerme la siesta con la intención de exprimir a tope, lo que queda de un domingo. Las acciones incluyen reorganizar y simplificar funciones, eliminar organismos o fusionarlos con otros y deliberadamente disminuir personal del sistema oficinesco nacional.

“El gasto público es excesivo, - me comenta alguien desde el Ministerio de Economía y Planificación – absurdo e insostenible; asimismo se esperan nuevos despidos o vacaciones masivas, sugieren reducir la jornada laboral, el cierre de varios comedores obreros, que se transfieran algunas entidades inactivas al sector privado, y se estudia un discreto pero peligroso incremento en el gravamen de la ONAT a los cuentapropistas”

A la pregunta de si se reduciría también el presupuesto del Ministerio del Interior, de las Fuerzas Armadas, de las obras sociales y de los placeres que se gastan ciertos dirigentes cubanos, mi interlocutor hizo una profunda pausa, casi sepulcral, y me contestó con cinismo marrullero:

-No es posible tratar de igual forma el gasto de la administración de gobierno, que las actividades empresariales desarrolladas por el Estado.

La nueva crisis evidencia inclumplimientos contractuales en los nexos comerciales entre Cuba y Venezuela; por ello, y por el nuevo escenario internacional, la isla busca reducir cada vez más su dependencia económica delpetróleo chavista y se encuentra forzado a aplicar una mayor apertura al mercado mundial.

Otros aseguran que, como en los tiempos de Fidel, la profundidad de esta crisis que comienza, dependerá de la capacidad de actuar y de reaccionar del general de ejército Raúl Castro.

(Por Juan Juan Almeida)

Lea nota completa en Martí

Related Posts

Comments are closed.

Facebook