galileo gasducto virtual

Argentina lidera el desarrollo de una generación de gasoductos virtuales

by • 10 julio, 2016 • ArgentinaComments (0)

La Argentina se posicionó como lider a nivel mundial en el desorrollo de gasoductos virtuales, que permiten el transporte de gas natural licuado (GNL) para su consumo en cualquier punto del país o para la generación de electricidad de centrales térmicas.

Fue a partir de experiencias desarrolladas en la última década no sólo en su territorio, sino también con exportación de esta tecnología a Europa y a los Estados Unidos.

"El Gasoducto 2.0 aparece por primera vez en una experiencia que desarrollamos al sur de la provincia de Córdoba en 2003 para gasificar a siete pueblos de 5.000 habitantes promedio cada uno", explicó el gerente de marketing de Galileo, Julio Rodríguez.

Galileo es la empresa argentina que desarrolló en la década del '90 los equipos que utilizan los vehículos que funcionan con gas natural comprimido (GNC).

Más cercano en el tiempo, la compañía propuso la distribución de GNL a partir de acondicionar y comprimir el gas en boca de pozo o en un gasoducto convencional, transportarlo por carretera y entregarlo, a través de su inyección en una red de distribución, a la presión y niveles de demanda requeridos por los consumidores.

"El proyecto inicial de Córdoba funcionó y es exitoso. Esto hizo que hoy estemos avanzando en una tercera generación de la tecnología denominada Gasoducto 3.0", destacó Rodríguez, quien explicó que "se trata de nanoestaciones de licuefacción, un hito tecnológico a nivel mundial",

La iniciativa de Galileo toma el modelo de una estación de licuefacción concebida para licuar gas y embarcarlo en un buque tanquero, que lo lleva hacia un destino de ultramar; para adaptarla a espacios pequeños y hacerla portable a las necesidades de movilidad.

Así, la nanoestación de licuefacción cumple la función de licuar el gas y colocarlo en contenedores que se transportan por rutas a cualquier punto del país, pero no es estática, sino que puede moverse con facilidad de un pozo a otro o trasladarse a otro sitio donde se requiere su operación.

"Las nanoestaciones de licuefacción se pueden transportar hasta la locación donde está el pozo o gasoducto, conectarse, acondicionar el gas de esa fuente, eliminando los elementos corrosivos, licuarlo, y transportarlo en volúmenes adecuados para consumos puntuales", detalló Julio Rodríguez.

Además, de la experiencia de Córdoba, Galileo exportó ésta tecnología a Bulgaria, para gasificar 13 municipios en la provincia de Plovdiv, donde residen más de 100.000 habitantes; y a Estados Unidos, donde una flota de 25 camiones de un distribuidor de bebidas en Nueva York reciben GNC en las dársenas de su propio centro logístico gracias a una estación móvil de carga.

También en Estados Unidos, en Dakota del Norte, Galileo aplicó su tecnología para producir GNL directamente del venteo de gas no convencional (shale) de la boca del pozo.

Otra experiencia significativa fue la llevada a cabo para la empresa Buquebús, cuyo barco Francisco, que une Buenos Aires con Montevideo a diario, funciona con GNL provisto desde una nanoestación de licuefacción inaugurada a fines de 2013, con lo cual redujo en un 60% el gasto en combustible y en un 98% las emisiones de productos de combustión.

"El gas es un recurso abundante en la Argentina, empezando por (el yacimiento neuquino de) Vaca Muerta, pero también hay muchos yacimientos con potencial, no sólo del tipo no convencional, sino también del convencional", subrayó Rodríguez.

Indicó que "cuando se produce un hallazgo de gas en un pozo, las petroleras necesitan ventearlo, hasta encontrar la estabilidad, y no pueden exceder en este proceso los tres meses de plazo permitido por la legislación".

En consecuencia remarcó que "la exploración termina siendo antieconómica", y subrayó que "las petroleras no la hacen, ya que no la pueden llevar a cabo de manera concluyente".

En cambio destacó que "con la licuefacción del gas en boca de pozo, éste nunca se emite al medio ambiente, no contamina, sino que es captado por la nanoestación, que lo licua y lo transporta".

El próximo proyecto de este tipo es el venteo de gas en pozos en exploración en las provincias de Mendoza, Neuquén y La Pampa, que tendrá como destino el suministro de GNL a la Central Térmica Anchoris, en el departamento mendocino de Tupungato, para la generación de 40 megavatios que a partir del año próximo alimentarán con electricidad a 15.000 hogares.

A nivel internacional, Galileo tiene en carpeta un trabajo de licuefacción y transporte de GNL en Australia para desarrollar el año próximo.

(Por Leandro Selen)

Lea nota completa en Telam

Related Posts

Comments are closed.

Facebook