La OPEC podría mantener su actitud pasiva

by • 31 mayo, 2016 • Mundo, SliderComments (0)

Es poco probable que la Organización de Países Exportadores de Petróleo adopte medidas coordinadas sobre la producción de crudo el jueves, mientras el grupo aprecia señales de éxito en su actitud pasiva de los últimos 18 meses, señalaron representantes del cártel.

Los precios del petróleo prácticamente se han duplicado desde que tocaron mínimos de 13 años en febrero a medida que el exceso de oferta mundial que ha pesado en el mercado desde 2014 muestra señales de estar reduciéndose. El repunte de los precios ha reducido los llamamientos de dentro de la OPEP para actuar. El cártel controla más de un tercio de la producción de crudo en todo el mundo.

No hay una propuesta específica sobre la producción en la agenda de la reunión bianual de la OPEP en Viena, dijo Falah al-Amri, enviado iraquí de la organización. Ese mensaje fue reiterado por varios representantes de la OPEP que se reunieron en Viena la semana pasada para debatir el encuentro del 2 de junio.

Arabia Saudita y sus aliados del Golfo Pérsico en la OPEP, como Kuwait, consideran que la subida de precios justifica la nueva dirección que forjaron en su reunión de noviembre de 2014. Apostaron por que la pujante producción de Estados Unidos haría que su herramienta más importante, los recortes de producción, fuera inútil y que era mejor para el grupo bombear petróleo a toda máquina para conservar sus clientes con la esperanza de que el mercado se equilibrara por sí mismo con el tiempo.

Ahora, los delegados de la OPEP de Irán, Irak, Kuwait, Nigeria y otros países coinciden en que “el mercado se está reequilibrando”, lo que es otra manera de decir que el grupo debería no intervenir.

La OPEP espera que la producción de petróleo de Estados Unidos descienda en 430.000 barriles al día este año por los bajos precios del crudo, eliminando parte de la competencia. Junto con una serie de cortes en la producción provocados por incendios forestales en Canadá y sabotajes en oleoductos en Nigeria, la producción y la demanda mundial vuelven a equilibrarse, aunque una gran cantidad de petróleo almacenado todavía pesa en el mercado.

Incluso sin interrupciones en el suministro y subidas de precios, las perspectivas de una actuación ya eran escasas para esta reunión.

La tensión entre Arabia Saudita e Irán –rivales energéticos en Medio Oriente– se ha extendido a la política del petróleo y ha contribuido a echar por tierra un acuerdo esperado para limitar la producción de los miembros de la OPEP y los países que no pertenecen al grupo como Rusia.

Sigue habiendo una división importante entre los miembros más ricos del cártel como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, que están contentos con el estatus quo, y los miembros más pobres como Venezuela y Argelia, que quieren que el cártel regrese a su postura intervencionista.

“En este momento, la OPEP no tiene demasiada influencia en el mercado del crudo”, comentaba Amir Hossein Zamaninia, viceministro de petróleo de Irán, que es miembro de la OPEP, en una reciente entrevista.

Los analistas afirman que la reunión del jueves podría afianzar la transición de la OPEP desde un cártel a un actor del mercado importante cuya influencia se debe a su enorme cuota.

“Los saudíes ahora pueden argumentar a sus compañeros de la OPEP que su estrategia está funcionando y que la mantiene”, señala Adel Hamaizia, analista de energía de la Universidad de Oxford.

Por Benoit Faucon y Summer Said

Lea nota completa en WSJ

Related Posts

Comments are closed.

Facebook