Saudíes nunca tuvieron interés en congelar producción

by • 25 abril, 2016 • MundoComments (0)

Arabia Saudí nunca tuvo interés en congelar la extracción de petróleo, ya que quiere perpetuar su liderazgo en el mercado internacional, aseguró este jueves, Galina Gagárina, economista de la Universidad Económica Rusa Plejánov.

Gagárina, en entrevista a EFE, detalló: "Yo creo que el ministro de Energía saudí ya sabía desde un principio que Arabia Saudí no firmaría ninguna congelación en Doha. Los saudíes querían dejar claro quién es el líder y demostrar que todo en el mercado de petróleo depende de ellos", comentó.

Además de los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), otros seis Estados exportadores acudieron el 17 de abril a la reunión de Doha con la esperanza de llegar a un acuerdo, pero Arabia Saudí "comenzó a poner condiciones, como que sin la presencia de Irán no es posible firmar nada".

"Pero Irán hacía mucho que había dicho que no suscribiría ningún acuerdo hasta que alcanzara los niveles de extracción de 2010, es decir, los 4 millones de barriles", explicó.

En su opinión, los saudíes son muy conscientes de que el coste de la extracción, en su caso, es "de entre 1 y 5 dólares", ya que "su petróleo está prácticamente en la superficie", cuando "en Rusia oscila entre los 15 y 20 dólares".

"Con los bajos precios de ahora, incluso con 30 o 25 dólares el barril, los saudíes vivirían muy bien. Pero, mientras, se suspenderían los proyectos de gas de esquisto en Estados Unidos, de arenas de petróleo en Canadá y los árticos en Rusia", destacó.

Para empezar, agregó, "la inversión en Rusia ha caído un 40 % en el sector, mientras los ingresos en enero y febrero han disminuido más del 50 %".

Gagárina enmarca la actitud saudí en la acérrima rivalidad que el país mantiene con Irán por la hegemonía regional y que se ha agudizado con el levantamiento de las sanciones internacionales contra Teherán tras el acuerdo nuclear con Occidente.

 

"El levantamiento de las sanciones afectó mucho a Arabia Saudí. Está enfadada por el hecho de que EEUU apoyara la suspensión del embargo. Las relaciones entre saudíes y estadounidenses también son tensas y eso afecta al mercado", apuntó.

Al respecto, recordó también que en su momento EEUU prohibió la venta de crudo y ahora se ha convertido junto a Rusia y Arabia Saudí en la mayor potencia exportadora del mundo.

Bajo su punto de vista, Irán mantiene una postura "lógica", ya que "tuvo durante muchos años las cuentas congeladas y quiere recuperar el tiempo perdido".

"Al mismo tiempo, los iraníes no estuvieron con los brazos cruzados y durante las sanciones fomentaron el consumo interno al canalizar sus reservas al suministro de combustible a la población y al tendido de nuevos oleoductos", precisó.

Sea como sea, la catedrática considera que es muy difícil conjugar los intereses de todos los países productores de petróleo, ya que es "un conglomerado de intereses" donde hay países desarrollados y otros "poco estables, como Irak y Libia".

"Esos países dependen de las exportaciones de crudo. Para ellos es muy difícil congelar la producción en virtud de un posible y futuro aumento de los precios que no está ni mucho menos garantizado", apunta.

Con la excepción de los años setenta del siglo pasado, cuando la situación se fue de las manos y se fundó la Opep, es muy difícil consensuar una "política común".

En cualquier caso, la experta niega que la falta de acuerdo suponga una tragedia para el sector, ya que "éste es ya de por sí muy volátil" y las tarifas dependen de "muchos factores", como la reciente la huelga en Kuwait, que disparó los precios este lunes.

"La industria petrolera ha vivido cosas peores y ha seguido desarrollándose. En economía y en consumo de materias primeras hablamos de ciclos. Hasta 2030 los expertos pronostican dos o tres alzas y caídas de los precios de las materias primas", resaltó.

Lea nota completa en El Universal

Related Posts

Comments are closed.

Facebook