En Neuquén dicen que hay sobreabundancia de petróleo

by • 20 abril, 2016 • ArgentinaComments (0)

La crisis internacional del precio del petróleo está generando un fenómeno que, analizado en retrospectiva, resulta paradójico en el mercado interno. Desde Neuquén ya advirtieron que hay sobreabundancia de crudo. En agosto de 2013, cuando se firmó el polémico acuerdo entre YPF y Chevron por Vaca Muerta, la idea principal era aumentar todos los índices de producción. Aunque entonces el barril se vendía a US$ 100 y hoy está a US$ 40.

De continuar la tendencia, en poco tiempo ya no habrá espacio donde almacenar el fluido, indican en la industria. La terminal de Oiltanking en Bahía Blanca, estaría al límite de su capacidad. En esta terminal confluyen el oleducto de Oldelval de Neuquén y el crudo extraído del Golfo San Jorge (Chubut).

La única solución a la vista sería una importante reducción de la explotación por parte de las grandes compañías como YPF y PAE, entre otras. Pero esto, a su vez, provocaría una baja en la inversión planificada por estas empresas y, consecuentemente, la caída de un mayor número de empleos en el sector. Por su lado, YPF anunció que en 2016 invertirá US$ 4500 millones, alrededor de US$ 1500 millones menos que en 2015.

Hoy los especialistas explican el fenómeno de la sobreabundancia desde varias ópticas. Fuentes consultadas por Clarín apuntan al creciente valor de las naftas, al enfriamiento de la economía, a las inundaciones y a una retracción generalizada de la actividad agroindustrial, como respuestas probables a este escenario.

Sin embargo, fuentes de las compañías productoras aseguran que una de las más preocupantes razones de esta sobreabundancia es la decisión por parte del Ministerio de Energía, conducido por Juan José Aranguren, de importar cargamentos de crudo desde Nigeria a precios inferiores a los que se comercializa en el mercado interno, que conserva un valor subsidiado. “Habría que preguntarles qué pretenden. Es perjudicar también a las empresas que operan en el país”, dice una voz empresarial. “Es cómo morderse la cola, porque afecta el trabajo nacional”, dicen otros interlocutores.

La contradicción queda en evidencia, indican. Por un lado, el gobierno nacional subsidia el precio del barril criollo a US$ 67,50 y, por el otro, importa grandes volúmenes de crudo desde Africa a un precio de US$ 40 o incluso menos. En febrero se compró un cargamento y en mayo llegará otro. Además se autorizó la importación de un reducido volumen de nafta. Unos 50.000 m3 en los primero tres meses de 2016.

El enfriamiento de la economía tampoco ayuda. El agro, afectado por los costos operativos, las inundaciones y un dólar por debajo de sus expectativas, ha disminuido su ritmo y, por ende, el consumo de gasoil que ocupan sus maquinarias. “Una tonelada de granos de Salta a Rosario cuesta más caro en flete que subirlo en barco en Rosario y bajarlo en Estambul”, le subrayó el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, a Alejandro Fantino en “Animales Sueltos”, hace unos días, denunciando el alto gasto en transporte que enfrentan las empresas del país.

Otro factor se relaciona con la situación que atraviesa la refinería Oil, propiedad del empresario kirchnerista, Cristobal López. Oil se encuentra en concurso de acreedores y tiene una deuda de 8000 millones de pesos con la AFIP, según informó el Inversor Online, por lo que varios de sus contratos se habrían caído reduciendo su actividad.

Las principales petroleras del sector habrían advertido al gobierno de Mauricio Macri que podrían bajar sus niveles de producción. Lo que afectaría de lleno el trabajo de unos 2000 operarios. Estos se sumarían a los alrededor de 6000 a 7000 que hoy se encuentran suspendidos o con horarios de trabajo restringidos.

“Si dicen que hay sobreabundancia de petróleo, seguramente es porque hay. No sé, este tipo de presiones tienen sus motivos internos. Hay una caída en el consumo, sin duda. Pero veníamos de un aumento fuerte en la producción por parte de YPF, que además se endeudó fuertemente en dólares y su forma de recaudar es vender naftas. Es decir, hoy no está recaudando. El gobierno también autorizó importar naftas, son presiones de ida y vuelta del negocio”, explica a este diario un importante ejecutivo neuquino.

(Por Claudio Andrade)

Lea nota completa en Clarín

Related Posts

Comments are closed.

Facebook